Las Leyendas de Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer es sin dudas, uno de los más destacados exponentes del romanticismo español y a su vez de la literatura mundial. A través de sus Leyendas, podremos comprender la sensibilidad y la fantasía que rodea al autor, dedicando su vida al amor.

Este día se lo vamos a dedicar a uno de los mayores exponentes de la literatura española, y al mismo tiempo del movimiento romántico, donde ocupa un lugar muy especial, Gustavo Adolfo Domínguez Bastida, más conocido como Bécquer (1836-1870). El Romanticismo sigue vigente en Europa hasta 1850, y pese a escribir sus obras posteriormente a esa fecha, en sus Rimas y Leyendas se puede apreciar el romanticismo del autor.

Sin embargo, como todo gran autor, no fue reconocido cuando vivía, incluso recibiendo fuertes críticas sobre su obra. A modo de ejemplo, Núñez de Arce decía de sus rimas que eran «suspirillos líricos de corte germánico«. Un enorme error, que por suerte el tiempo se dedicó a desmitificar.

leyendas.jpg

Foto: bibliotecapicasso

En esta oportunidad nos abocaremos a tratar sus Leyendas, un conjunto de 25 en total, no muy extensas, y donde se deja bien en claro el estilo romántico de Bécquer, plasmando en las mismas su propia personalidad sentimental y misteriosa. Cumplen a rajatabla los cánones románticos, empleando la imaginación y fantasía sin preocuparse por enseñar una lección moral o simplemente de aplicar la lógica en ellas.

De origen popular, en muchas obras podrá apreciar el lector que el autor cede la palabra a alguna persona del pueblo tratado, el cual culminaría narrándola por completo. Entre las más destacadas encontramos El Miserere, El rayo de Luna y La Ajorca de Oro, aunque cada una de las 25 posee su propio encanto.

Sus Leyendas se centran en España, y dentro de ella en Sevilla, Toledo y Soria, ciudades que el autor conocía a la perfección al residir en cada una de ellas. El eje central y fuente de inspiración de ellas pasa principalmente por los paisajes, tanto urbanos como naturales. A modo de ejemplo, en la Ajorca de oro, Bécquer le hace referencia a la Catedral de Toledo, de monumental belleza gótica y construída en la Edad Media.

Justamente es esta época medieval, lo que le causa mayor admiración al poeta. Pero también se puede apreciar en El Rayo de Luna, cuando menciona las ruinas de los edificios antiguos en Soria. Describiendo los paisajes, definitivamente Bécquer es uno de los íconos a seguir por la gran calidad que posee para ello.

Incluso desarrolla sus Leyendas en la Edad Media. Ese es su espacio temporal e intenta rememorar esa etapa histórica que fue relegada al olvido desde el Renacimiento. Cabe destacar que la época medieval es denominada «oscura«, dado que no se realizaron movimientos culturales importantes mientras perduró, incluso dejando de lado toda la cultura que provenía de la antigüedad. La prueba de esto se da con el movimiento renacentista surgido en Florencia, donde se logró reivindicar esas culturas, rememorando a los grandes autores griegos y romanos.

Bécquer emplea la Edad Media para revivir el espíritu heroico, religioso, los caballeros y sobre todo el amor cortesano, su principal fuente de inspiración. Pero no sólo esto llevó al poeta a la fama, si no que el empleo de un lenguaje práctico y comprensible facilitó la lectura de su trabajo, expresando en cada uno de sus motivos una realidad medieval como muy pocos lo han conseguido.

En cuanto a las leyendas en sí mismas, pasaremos a explicar un poco más las tres mencionadas anteriormente. En el caso de la Ajorca de oro, se presenta una historia de amor, entre Pedro Alfonso de Orellana y María. El primero amaba desesperadamente a la cortesana y un día la encuentra llorando y logra saber el motivo, deseaba poseer la ajorca de oro que ostentaba la Virgen del Sagrario en uno de sus brazos. El enamorado finalmente decide ir en busca de la joya, pero una vez obtenida, ocurren hechos sobrenaturales que lo mejor sería que ustedes mismos lo leyeran.

becquer.jpg

Bécquer. Foto: uark

Sobre el Rayo de Luna podemos decir que el eje central es nuevamente el amor, y en este caso se trata del poeta Manrique que buscaba su mujer ideal, a quien cree ver vestida de blanco en la costa, pero al pretender alcanzarla, ella desaparece. Pasa el tiempo hasta que la vuelve a ver en el mismo lugar y allí descubre lo que sucedía. En realidad era un rayo de luna que ese filtraba a intervalos entre los árboles y allí concluye que el amor y la gloria son como un rayo de luna, mentiras y fantasmas.

Finalmente en El Miserere se trata sobre un músico arrepentido de sus pecados juveniles, y con el fin de acceder al perdón divino, decide componer un himno de contrición, pero no puede encontrar inspiración. Es así como se encuentra con unos monjes que lo invitan a escuchar el Miserere de la Montaña, el cual se escucha los Jueves Santo aunque nadie sabe de donde proviene, aunque se sospecha que de los feligreses allí muertos por unos bandoleros.

La intensidad de lo que se escuchaba era demasiado para el músico, que pese a todo se dedica a escribir ese himno, intentándolo cientos de veces pero jamás pudo pasar la mitad. La locura se apodera de él hasta que muere, sin poder concluír su labor.

Estas tres leyendas se caracterizan por la profunda emotividad que transmiten, principalmente desde el lado del amor y la locura, presentando las cosas que llegamos a hacer por ello. Este es el caso de las dos primeras Leyendas, donde vemos los extremos del amor, en un primer caso, siendo capaces de hacer cualquier cosa por el ser amado y en el segundo el sueño de todo ser humano, de encontrar nuestra pareja ideal.

Ya en el tercero entra el amor pero de una forma más incondicional. En este caso se trata del amor desde el punto de vista religioso, desde las voces que entonan el Miserere, que aún muestran su amor por Jesús, e incluso del músico, que pretende obtener el perdón divino.

Pese a su corta vida, Bécquer ha dejado un legado muy importante a futuro, convirtiéndose al mismo tiempo en un exponente muy importante de la corriente romántica, y quizás, uno de los últimos de dicho movimiento literario. Realmente un clásico de la literatura española, pero sobre todo, un clásico de la literatura mundial.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...