Lied Marino de Álvaro Mutis, el eros viaja por el mar

‘Lied Marino’ de Álvaro Mutis es un poema que evoca a la amada en un pasado de gozo para quedarse con su nombre, el cual por la ausencia de esta mujer se perderá en las aguas, como un pez, huyendo del llamado y la vista del yo poético. Para el amante, su soledad es fuente de angustia y de un pesar de muerte por la imposibilidad de recrear el Eros.

El mar, muy presente en la obra

El mar, muy presente en la obra

En poesía, el mar, las embarcaciones, el oleaje, etcétera tuvieron connotaciones eróticas por la cadencia de estas entidades que presentaban un símil al abrazo de los amantes. El mar en su inmensidad se presta a la contemplación, también invita al hombre a meditar, en el sentido de reflexionar, de hacer un balance de su situación, en un esfuerzo de organizar su mente. Estas características se encuentran en el poema ‘Lied Marino‘ del escritor colombiano Álvaro Mutis Jaramillo (Bogotá, 1923), premio Cervantes en 2001 entre otros galardones internacionales. Centrándonos en la definición de Lied, vemos que alude a una canción o a un texto artístico lírico, es decir aquel que dispone las imágenes poéticas de una forma que nos permite suspender nuestra atención en el instante.

En este poema, el yo poético recuerda a la amada a la vista del mar, desde el acantilado, por este paisaje, probablemente él la ha conocido en un verano. Ella es joven y fresca pues el horizonte tiene menta y sombra, sustantivos que cargan el sema o significado de la frescura. Cuando llega la noche, la sensación de soledad se agudiza en él, pues le parece tener cerca a un cortejo fúnebre. La descripción del mar se hace mediante sinestesias, que acercan los atributos del océano a los de la amada en tanto olor y frescura. El canto es hecho desde un presente de soledad, es un llamado que espera respuesta, pero ella no se da, porque estos poemas actualizan el deseo infinito.

El viaje marino del nombre de la amada
El nombre de la amada comienza pronunciado por el amante, de allí cae a la espuma del mar, pero luego huye como un pez mar adentro, mientras el yo poético lo siente alejarse y su ánimo languidece hasta sentir la presencia de la muerte por la ausencia del Eros. El nombre de la amada se actualiza como una vida que se independiza del yo poético, lo deja solo, se le hace ajena. En el mar encuentra una vitalidad que la hace lejana, indiferente al desasosiego de su amante. El poema mezcla elementos de oda y elegía, pues comienza enalteciendo la lozanía de la mujer para lamentar su huida. El gozo se hace esquivo, pues depende de otra voluntad, de una fuerza ajena al dominio del yo, la cual solo puede inferir por su conciencia.

La voz que enuncia el poema se debate entre sentir a la mujer o pensarla, debido a que el sentimiento se enuncia más en el contacto, el cual pertenece al pasado, mientras el pensamiento refiere a la distancia, a la ausencia que produce ansiedad. Insisto, se enuncia desde la pérdida, la que tiene más fuerza que el pasado hasta opacarlo, incluso desdibujándolo, pues el nombre de la amada se convierte en un pez, hasta salir del campo de acción de su llamado.

En este poema la pérdida y la ausencia tienen el poder de recorrer la inmensidad del mar, insertas en el nombre de la amada, huyendo hasta una lejanía difícil de conceptualizar. Los atributos de la amada corresponden a un gozo en el pasado, a un dibujo del Eros que crea ansiedad en el presente por la imposibilidad de su repetición.

Leer Lied Marino aquí

Foto: acantilado por dusi bbg en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...