‘Los cuervos que graznan por la tarde’, de Li Tai Po

‘Los cuervos que graznan por la tarde’, de Li Tai Po es un poema que representa la soledad de una joven mujer por la espera a su marido que viaja en tierras lejanas. A su desazón se añade el marco de la naturaleza para ensombrecerle y separarle del mundo en que no se siente cómoda, mientras los cuervos vuelan agitados para realizar su función coral al infortunio de la mujer.

"Estatua de Li Tai Po, conocido también como Li Bai."

"Estatua de Li Tai Po, conocido también como Li Bai."

Li Tai Po (701-762) fue un poeta chino respetado como vidente por la maestría de su oficio literario y la
trascendencia de sus versos. En su poema ‘Los cuervos que graznan por la tarde’, Li Tai Po habla de una joven esposa que espera a su marido viajante por tierras extrañas y tiene que dormir sola en su alcoba después de tejer. Su mirada dolida se posa en el cielo, actitud que parece separla del mundo, como coro a su tristeza y soledad se oye el graznido de los cuervos y, el negro de estas aves y el dorado de las nubes que tapan la muralla connotan misterio.

Esta historia dentro del poema tiene parecido con el tema de la espera de Penélope por Ulises, ya que la fiel mujer lloraba también su soledad. En el texto de Li Tai Po, los cuervos son también un elemento funesto, desde que su función coral denota la desazón.  Estas aves están agitadas sobre sus nidos, donde quisieran descansar para no corear la tristeza de la mujer. La fatalidad está representada por el paso del tiempo en soledad y la incertidumbre de volver a la normalidad de la vida cotidiana en pareja, y tiene por imagen el vuelo de los cuervos.


La mujer tiene compañía etérea

Li Tai Po

Li Tai Po

Solo la naturaleza acompaña a la joven mujer en su inmensa soledad, las nubes forman una cortina para aislarla y separarle del resto del mundo. El tiempo del poema es la tarde porque la sombra explica el ánimo de la mujer, también juega con la niebla que llega al río, como enfriando la alcoba vacía de la mujer. La mujer está enunciada por su dolor, suspira, llora, sus lágrimas finas tocan tierra como un choque con la realidad no deseada, el mundo se suma a su destino para negarle dicha, arruinada por los viajes del esposo que denotan su ausencia.

El tejido de la mujer parece ser su única distracción, pero llega un momento en que esta actividad no basta para aliviarle de la congoja. En estos momentos de soledad e inacción, la presencia de la naturaleza parece engullirla y desaparecerla de la realidad a la que se siente menos ligada por su mala fortuna. El llanto es una forma de revivir la presencia del esposo, de traerlo a su lado por su recuerdo. El poema no soluciona la soledad de la protagonista, porque no se vislumbra un encuentro próximo, la atmósfera es de una soledad detenida en el tiempo.

Conclusión
Los cuervos aparecen como aves de mal agüero, proclamando lo fatídico, pues junto a la compañía eteréa de la niebla, las nubes y la tarde se contribuye a dar el marco de una soledad que no termina, que vale y destaca por su magnitud.

Lectura del poema | ‘Los cuervos que graznan por la tarde’, de Li Tai Po en Geocities

Imágenes:

Estatua de Li Bai: drs2biz en Flickr

Li Tai Po en Taichisalud

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...