‘América’, de Franz Kafka

La literatura siempre ha estado unida a las preocupaciones humanas. Y pocos autores representan este hecho como Franz Kafka, cuyas novelas muestran al hombre perdido en un mundo absurdo. ‘América’,no obstante, es una narración más superficial, menos profunda que las grandes obras kafkianas. Cuenta la historia de un muchacho obligado a emigrar a ese continente y sus vicisitudes una vez allí.

Desde siempre, ha sido consustancial a la Literatura la expresión de hondas inquietudes humanas. Mostradas con técnicas realistas o simbólicas, las preocupaciones del hombre han estado siempre presentes en ella y, a veces, manifestadas con enorme virulencia, sobre todo en periodos turbulentos.

Franz Kafka en 1906

Franz Kafka en 1906

Pocas etapas históricas han sido tan convulsas como los primeros cincuenta años del siglo XX y pocos escritores presentan una obra tan expresiva de ello como Kafka. Esta afirmación se ve, además, reforzada por el expreso deseo del escritor de quemar todos sus escritos a su muerte, encargo que realizó a su amigo Max Brod, el cual, por fortuna, no lo cumplió. El hecho de no querer publicarlos les confiere un aura de sinceridad, de confesión propia y de manifestación de su desazón íntima de gran valor.

Franz Kafka (Praga, 1883-1924) presenta, en sus obras –que, por otra parte, aceptan un sin fin de interpretaciones- al hombre sometido a la gran maquinaria social, que lo subyuga y convierte en simple número. Es un mecanismo absurdo, que él no comprende y que limita y coarta su realización vital. Novelas como ‘El proceso’ o ‘El castillo’ son eminentes ejemplos de ello. Sin embargo, ‘América’ parece ser un respiro en sus inquietudes existenciales, pues su transcendencia es menor.

América‘ fue publicada póstumamente en 1927, pero redactada mucho primero, en 1912. Su génesis se sitúa en el cuento ‘El fogonero’, que Kafka publicó en 1913. Como decíamos, se trata de una novela más sencilla que las anteriores. Parece como si el checo hubiera querido darse una tregua en sus angustias vitales y escribir un relato tradicional, incluso en ella cabe cierto humor.


Nos presenta a un muchacho, Karl Rossman, enviado a América a vivir con su tío para tapar el escándalo que supone haber dejado embarazada a una sirvienta. Durante el viaje, se hace amigo de un fogonero del barco y atraviesa numerosas peripecias un tanto surrealistas. Una vez allí, es acogido por el tío, pero éste, finalmente, se desentenderá de él. Entonces, Karl deberá buscarse la vida, será un emigrante más de los muchos que arribaban a la ‘tierra prometida’ para salir adelante.

Praga, ciudad natal de Kafka

Praga, ciudad natal de Kafka

En esta obra, el pesimismo trágico de Kafka no aparece –o al menos no lo hace con la intensidad de sus obras mayores-. El protagonista posee libertad para buscarse la vida y, además, nunca se cierra la puerta de la esperanza.

Lo que si está presente es la calidad del estilo del escritor. Sin duda es una obra muy recomendable para quienes deseen acercarse al universo kafkiano sin sumirse en tristes reflexiones existenciales.

Fotos: Franz Kafka: LSDSL en Wikipedia | Praga: Maros en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...