‘Asesinato en el Orient Express’, de Agatha Christie

Si algo diferencia a la novela negra inglesa de la norteamericana es el carácter de sus detectives. Mientras en la primera son más deductivos y menos activos, en las segunda son más personajes de acción, que recorren los bajos fondos en busca de pistas. Poirot, el detective creado por Agatha Christie, es buen ejemplo de lo que decimos. En ‘Asesinato en el Orient Express’, el detective belga deberá enfrentarse a un misterioso crimen dificil de resolver, pues la víctima es encontrada en una habitación cerrada por dentro.

Si hubiera que hacer una distinción entre la novela policíaca norteamericana y la inglesa –probablemente los dos países donde más y mejor se ha cultivado el género-, esta sería la que hace referencia al carácter de sus detectives. Mientras en la de Estados Unidos, los investigadores suelen ser tipos duros cuyo método es recorrer los bajos fondos en busca de pistas, en la inglesa, por el contrario, suelen ser mucho más lógicos y deductivos, desarrollan sus sospechas utilizando el razonamiento.

Agatha Christie

Agatha Christie

Y, si a la narrativa policíaca inglesa nos referimos, una de sus máximas figuras en el siglo XX es, sin duda, Agatha Christie, fiel exponente de lo que decíamos. Creadora incansable de detectives -profesionales como Poirot o aficionados como Miss Marple– su obra alcanza unas dimensiones poco frecuentes.

Agatha Christie (Torquay, Devon, 1890-1976), en efecto, escribió más de ochenta novelas para el género detectivesco, algunas de ellas auténticas obras de culto para sus seguidores. Lo que es menos conocido es que también escribió narraciones románticas bajo el seudónimo de ‘Mary Westmacott’, aunque éstas no alcanzaron el mismo éxito.

El método de sus obras suele ser siempre el mismo: se producen uno o varios asesinatos y, a continuación, comienza a ofrecer pistas al lector para que indague al tiempo que lo hace su detective. El final es, no pocas veces, sorprendente (no siempre el asesino es el mayordomo).


‘Asesinato en el Orient Express’ fue publicada por el Collins Crime Club en 1934 y está protagonizada por Hércules Poirot, el pequeño detective belga, maníaco del orden y la deducción, que constituye una de las mejores creaciones de la autora. Fue escrita en un hotel de Estambul tras un viaje que realizó la novelista en el tren que da título a la obra.

Un norteamericano llamado Ratcher aparece asesinado en la biblioteca del Orient Express. Su esposa, Jane, había hablado de ‘deshacerse’ de su marido, con quién no se llevaba bien. Pero éste ya le ha concedido el divorcio, por lo que no existe móvil y, además, ella estaba cenando acompañada cuando se produjo el crimen. Todo es muy confuso y Poirot deberá utilizar toda su capacidad deductiva para resolver el caso.

Habitación del hotel de Estambul donde Christie escribió 'Asesinato en el Orient Express'

Habitación del hotel de Estambul donde Christie escribió 'Asesinato en el Orient Express'

A modo de curiosidad, diremos que Christie incorpora un elemento novedoso en esta obra: el del asesinato cometido en una habitación que está cerrada por dentro, el cual haría fortuna en la narrativa policíaca posterior e incluso en el cine.

La novelista domina magistralmente la tensión narrativa, manteniendo nuestro interés desde la primera hasta la última página, y concatena los acontecimientos de modo lógico hacía su desenlace. Su maestría para el género es indudable.

Fotos: Agatha Christie: Flanker en Wikipedia | Hotel de Estambul: Steve Hopson en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...