‘Conversación en La Catedral’, de Mario Vargas Llosa

El intelectual tiene obligación de ser conciencia crítica de la sociedad a la que pertenece. Y, en estos tiempos en que tan poco abundan, uno de los que ejerce este papel con mayor implicación es el peruano Mario Vargas Llosa. ‘Conversación en La Catedral’, una de sus mejores novelas, es, precisamente, una revisión crítica del pasado y el presente de la sociedad peruana, ambientada durante la dictadura del general Odría.

El intelectual tiene un papel muy importante en la sociedad: el de ser su conciencia crítica. Y no sólo con respecto a los gobernantes, a los que debe fiscalizar siempre, sean del bando que sean, sino también con respecto a la ciudadanía en general, a veces proclive a descarriarse del buen camino.

Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa

Y, en este páramo de ellos existente hoy, uno de los pocos que desempeña esta función -al margen del acierto o error de sus opiniones, que ese es otro tema- es Mario Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936), una de las voces más autorizadas de Hispanoamérica en lo que respecta a esta labor.

El peruano es, además, un excelente novelista con una abundante obra a sus espaldas. Tras vivir en Madrid y París desempeñando los más diversos trabajos –desde profesor en una academia de idiomas hasta doblador de películas al Castellano-, se dedicó a la enseñanza por varias universidades y, desde hace unos años, vive consagrado a la escritura, si exceptuamos el paréntesis que supuso su fallido intento de alcanzar la Presidencia de su país.

Literariamente, Vargas Llosa es continuador de la corriente realista de sus compatriotas Ciro Alegría y José María Arguedas. Pero, inmediatamente, debemos precisar que el concepto de realismo en la narrativa hispanoamericana debe ser usado con mucha precaución, puesto que no significa lo mismo que en otros lugares.


Para entender esta afirmación, nada mejor que las palabras del propio Vargas, quién señala que la realidad carece de límites, todo cabe en ella, desde hechos tangibles hasta sueños y mitos, porque ‘sólo la mala literatura es irreal’.

Además, el peruano siempre trata de destacar en sus narraciones lo antinatural y absurdo de la realidad, de tal suerte que a los lectores nos parece absolutamente ficticio, una mera invención.

Arequipa, ciudad natal del escritor

Arequipa, ciudad natal del escritor

‘Coversación en La Catedral’ apareció por vez primera en 1970 y responde a una de las grandes fuentes de inspiración del escritor: su país (la otra es su propia biografía). Constituye una revisión crítica de la historia y de la realidad peruana, ambientada en la dictadura del general Odría (1948-1956). A través del protagonista, Zavala, y de ese periodo histórico, el autor reflexiona sobre la degradación política del país y la falta de cultura democrática del pueblo, que ve como normales comportamientos corruptos de su clase dirigente.

Se trata de una excelente novela, una de las más completas del peruano, escrita con el peculiar estilo de Llosa y en la que no está, pese a todo, exento el humor: La Catedral no es una iglesia, sino un bar.

Fotos: Vargas Llosa: David Levy en Wikipedia | Arequipa: Cmonzonc en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...