‘Crónica de la ciudad de piedra’, de Ismail Kadare

La concesión del Premio Príncipe de Asturias de las Letras a Ismail Kadare ha vuelto a situarlo en primer plano de la actualidad. En ‘Crónica de la ciudad de piedra’, una de sus mejores obras, narra su vida -cuando niño- en esa ciudad museo donde nació, en los años precedentes a la Segunda Guerra Mundial y entremezcla realidad autobiográfica, fantasía y leyendas albanesas.

La reciente concesión del Premio Príncipe de Asturias de las Letras ha vuelto a situar la obra de Kadare en primer plano de la actualidad. En próximas fechas asistiremos, con toda seguridad, a la reedición masiva de sus creaciones, como siempre sucede en estos casos. Pero la verdad es que un intelectual de peso, como es el albanés, nunca debería caer en el olvido.

Ismail Kadare (Argirocastro, Albania, 1936) –o Kadaré, como suele escribirse adaptándolo a la fonética francesa- vivió de niño la Segunda Guerra Mundial, durante la que su ciudad fue ocupada sucesivamente por italianos, griegos, fuerzas albanesas, nazis y, finalmente, por los partisanos comunistas. Esta dura experiencia marcaría su vida y sus obras. Tras estudiar en Moscú, regresó a Albania para ejercer el periodismo y la política.

Ismail Kadare, en 2002

Ismail Kadare, en 2002

Tras manifestar que ‘las dictaduras y la literatura son incompatibles…un escritor es el enemigo natural de una dictadura’, se exilió a Francia, donde permaneció hasta 1999. Hoy es el intelectual más importante de Albania y su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas.

En sus obras, lo autobiográfico ocupa un papel esencial, junto a la denuncia política. Así se aprecia en ‘Abril quebrado’, que trata el tema de las venganzas basadas en el ‘Kanun’, un antiguo código de honor albanés; en ‘El monstruo’; en ‘Los tambores de la lluvia’; y, sobre todo, en ‘El Palacio de los Sueños’, parábola kafkiana sobre un ministerio encargado de estudiar y clasificar los sueños en función de su peligrosidad, y que es, en realidad, una denuncia del régimen burocrático y dictatorial de Albania. Últimamente, también ha tratado el drama recién vivido en los Balcanes por los kosovares con ‘Tres cantos fúnebres por Kosovo’ (1999).


‘Crónica de la ciudad de piedra’, publicada en 1971, figura, igualmente, entre sus mejores obras. Se trata de una novela autobiográfica sobre su ciudad natal, Argirocastro, durante los años que precedieron a la Segunda Guerra Mundial.

Argirocastro en la actualidad

Argirocastro en la actualidad

Pero en ella, narrada a través de la voz de un niño, lo real se sintetiza con lo onírico, pues supersticiones, leyendas y hechos reales se entremezclan, dando como resultado una obra que reflexiona profundamente sobre la historia y presente del pueblo albanés.

De este modo, Kadare se ha convertido en el cronista y máximo difusor de los hechos pasados y la actualidad de su país. Pero también en el intelectual siempre vigilante para denunciar las miserias y explotaciones que en él se producen.

Fotos: Ismail Kadare: Eugene Zelenko en Wikipedia | Argirocastro: Joonasl en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...