‘Cumbres borrascosas’, de Emily Brontë

No debía resultar fácil ser mujer y escritora en la Inglaterra victoriana. Por ello, las hermanas Brontë firmaron sus obras con seudónimos masculinos. La mejor, literariamente, de las tres es Emily, autora de ‘Cumbres borrascosas’, un clásico de las letras universales que cuenta la dificil relación, a lo largo del tiempo, de Heathcliff y su hermana adoptiva Catherine.

No debía resultar nada fácil ser mujer y escritora en la pacata Inglaterra victoriana, cargada de rígidas convenciones sociales y en la que la apariencia era tan importante. Probablemente, la literatura sería vista como un trabajo de hombres, poco recomendable para mujeres honestas.

Retrato de Emily Brontë

Retrato de Emily Brontë

Por ello, las hermanas Brontë, a pesar de su indudable talento, tuvieron que publicar sus obras bajo seudónimos masculinos. En este sentido, el mayor mérito debe otorgársele a Charlotte, la autora de ‘Jane Eyre’, que fue quién abrió el camino a las otras dos. De hecho, cuando se publicó ‘Cumbres borrascosas’, la crítica pensó que era obra de ésta y no de su hermana Emily.

Y es que, hasta poco antes, nadie sabía que Emily Brontë (Thornton, Yorkshire, 1818-1848) escribiera. Un buen día, su hermana halló unos poemas suyos que la sorprendieron gratamente, por lo que decidió publicar un volumen con las poesías de las tres. Sin duda, las de Emily son las mejores. Sus largas vigilias esperando a su hermano Branwell, que acostumbraba a llegar borracho, le permitieron ejercitarse en el cultivo de las letras.

Por todo ello, la publicación de ‘Cumbres borrascosas’ en 1847 constituyó una sorpresa para todos, mayor aún por la novedosa estructura de la narración, que hizo que, en principio, no tuviera buena acogida. Ésta es compleja, pues de la historia principal van desgajándose otras que describen la vida que sigue cada personaje. De ahí que se la haya comparado con las famosas ‘Matryoshkas’, las muñecas rusas que, al abrirlas, contienen otra dentro y así sucesivamente.


Se trata de una novela romántica y trágica. El niño Heathcliff es adoptado por los Earnshaw. Pronto desarrollará una relación especial con una de las hijas de éstos, Catherine, que, con el tiempo, se convertirá en amor. Pero el muchacho nada tiene que aportar a una señorita, por lo que la joven se casa con el hijo de sus vecinos, Edgar Linton, magistrado en la zona. A su vez, Heathcliff, que ha prosperado, se casará con la hermana de Edgar, Isabella.

Laurence Olivier, protagonista de la versión cinematográfica de la obra

Laurence Olivier, protagonista de la versión cinematográfica de la obra

Ambos tienen hijos: los primeros, una niña a la que llaman Cathy, durante cuyo alumbramiento morirá Catherine; y, los segundos, un muchacho; con el paso del tiempo, estos dos jóvenes terminarán casándose, aunque el señorito Lindon muere pronto. También Heathcliff ha muerto -según se rumorea, atraído por el espíritu de Catherine-. Pero la historia no acaba ahí.

Se trata, por tanto, de lo que la crítica denomina una ‘novela río’, es decir, la narración de la historia de una familia –en este caso, de dos que se entrelazan- a lo largo de varias generaciones. Pero, por encima de ello, es una obra trágica y apasionada, una complicada tragedia que constituye una de las cimas de la literatura inglesa y una obra maestra de las letras universales.

Fotos: Emily Brontë: Lunity en Wikipedia | Laurence Olivier: Rossrs en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...