‘El anticuario’, de Julián Sánchez

Desde el gran éxito alcanzado por ‘La sombra del viento’, se ha puesto de moda la narración de misterio basada en un manuscrito encontrado. Éste es el caso de ‘El anticuario’, novela de Julián Sánchez Romero, ex árbitro de baloncesto reconvertido en escritor. En el caso de su obra, nada menos que se trata de descubrir el verdadero nombre de Dios.

Desde el extraordinario éxito alcanzado por ‘La sombra del viento’ o ‘La catedral del mar’, se han puesto de moda las narraciones de misterio tejidas en torno a la existencia de un libro.

Portada de 'El anticuario'

Portada de 'El anticuario'

Tan alargada es su sombra, valga el juego de palabras, que, desde su aparición, son ya varias las novelas construidas en torno al hallazgo de un manuscrito. En cualquier caso, el recurso no es nuevo, pues nada menos que Cervantes, en el ‘Quijote’, utiliza el recurso  de un manuscrito escrito por Cide Hamete Benengeli.

De otro lado, es poco habitual que un ex árbitro de baloncesto se dedique a la escritura. Y éste es el caso de Julián Sánchez (Barcelona, 1966), quién, en efecto, lo fue en la liga ACB durante bastantes años y, ahora, retirado, continúa alternando responsabilidades técnicas con el ejercicio de la literatura, a la que decidió dedicarse gracias a sus lecturas de Jack London.

‘El anticuario’ es el título de la novela que acaba de publicar en la Editorial Roca (aunque, según él, la escribió en 1995). En ella, un conocido anticuario de Barcelona, Artur Aiguader, ha sido asesinado tras informar a su hijo adoptivo del hallazgo de un manuscrito –llamado ‘de Casadevall’– que parece ponerle en la pista de una remota joya. Enrique, que así se llama éste, decide entonces trasladarse a la ciudad condal para buscar el manuscrito y averiguar quién asesinó a Aiguader.


En el transcurso de sus pesquisas, descubrirá que su padrastro intermediaba en el tráfico de joyas robadas y conocerá a Mariola, hija del Presidente del Gremio de anticuarios, de quién se enamora.

Julián Sánchez

Julián Sánchez

Pero la prioridad para él es, ahora, desentrañar el secreto que oculta el manuscrito de Casadevall. Éste misterio no es otro que la búsqueda de la ‘piedra de Dios’, una esmeralda enorme en la que estaría tallado el verdadero nombre de Dios y por el que llevan milenios peleando judíos y cristianos. No obstante, el manuscrito también esconde una maldición: todos los que entran en relación con él, son poseídos por un desmedido afán de poseer la piedra y su poder, que les llevará en la mayoría de los casos a la muerte.

Como vemos, se trata de una novela de misterio y aventuras, bastante bien escrita y que no nos dará descanso, pues los hallazgos y las constantes amenazas que sufre el protagonista nos mantendrán en tensión de principio a fin, a lo largo de las cuatrocientas y pico páginas que constituyen la narración.

Fotos: Portada: tomada de Editorial Roca | Julián Sánchez: tomada de Editorial Roca

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...