‘La hija de Agamenón. El sucesor’, de Ismael Kadare

‘La hija de Agamenón. El sucesor’, de Ismael Kadare presenta dos relatos interconectados por el trabajo del mito de Ifigenia, la hija de Agamenón, que es sacrificada para pedir el éxito de su padre. Susana la protagonista deberá dejar a su amante para que su padre, sucesor de Enver Hoxha no pierda su prestigio. Estos relatos reviven los padecimientos de la población albanesa en tiempos de sictadura.

"La hija de Agamenón y el Sucesor de Ismael Kadare; Alianza Editorial (2009)"

"La hija de Agamenón y el Sucesor de Ismael Kadare; Alianza Editorial (2009)"

Ismael Kadare (Albania, 1936) es un escritor que ha sido candidato al Nobel varias veces, reconocido este 2009
con el Premio Príncipe de Asturias. Su obra llega a ser autobiográfica en el sentido testimonial, ya que el vivió periodos de dictadura, maniobras psico sociales y temor colectivo que retrata en dos novelas, separadas en la escritura por un lapso de 20 años, pero que se conectan por la protagonista Susana, hija del sucesor del dictador Enver Hozha, esta mujer debe ser sacrificada, obligándole a dejar a su amante, para prestigio de su padre.

Hay un paralelo entre el sucesor a Hoxha y Agamenón, por la inmolación de la hija, así en el caso de la novela el Eros se sacrifica como símbolo de la vida, el deseo reprimido y cancelado es una forma de representar la vida en la dictadura. Sin embargo este sacrificio es símbolico y habrá que cotejar con los sacrificios diarios de las libertades de los ciudadanos comunes, representados en la novela. El abuso del poder es censurado en todas sus formas, por ello tantos escritores recurren a la memoria histórica de sus naciones para verbalizar el sinsabor.


El mito de un sucesor para la transición

"Ismael Kadare"

"Ismael Kadare"

En la historia de Albania, Hoxha fue sucedido por Ramiz Alia para iniciar la transición al capitalismo y la pluralidad de partidos. Hoxha contó con un segmento de la población fanatizada que lo llamaba el Guía o el gran líder, de esta suerte sucederlo era lidiar con su mito, por más que esta fama estuviese basada en el miedo a un régimen comunista que mató a 5157 opositores. La obra critica y condena los totalitarismos y los mecanismos que los hacen posibles, había motivo para esta escritura pues el país vivió dictadura desde 1946 a 1985.

Las novelas sobre dictadores tienen su razón de ser, porque estos gobernantes de facto se aprovechan de un sistema de control de los medios de expresión para desinformar a la ciudadanía, reduciendo la magnitud de sus fechorías, guardando silencio sobre los desaparecidos en su gobierno, archivando expedientes que inculpan a sus protegidos. La ficción modela la historia al interpretarla con el mito. Albania se sentía alejada del escenario mundial y con este relato despierta el interés de lectores abiertos a entender su historia.

Conclusión
Kadare escribe como testigo de una etapa dictatorial en Albania, modela la realidad de su nación para interpretarla con el mito de Ifigenia, la hija de Agamenón; sacrificada para el éxito de la empresa de su padre. El sacrificio se hará alegórico por extensión a la población civil que tuvo que perder sus libertades políticas en una etapa oscura, que la memoria histórica trae a la luz por medio de la ficción.

Imágenes:

‘La hija de Agamenón. El sucesor’ en Alianzaeditorial

Ismael Kadare: Alhondigabilbao en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...