‘Los papeles de Aspern’, de Henry James

Hay lugares que ejercen un influjo especial sobre los escritores. Son ciudades repletas de arte y uno de los casos más evidentes es Venecia. Son muchos los que han ambientado sus obras allí. Entre ellos, se encuentra Henry James, cuyo relato ‘Los papeles de Aspern’ se desarrolla en la ciudad de los canales y cuenta la singular relación que se establece entre un crítico literario y la musa, ya anciana, del poeta al que admira.

Hay lugares que ejercen una atracción especial sobre los artistas. Suelen ser ciudades con un magnetismo especial, históricas y repletas de arte, en las que el talento y la sensibilidad artística se hallan en cada esquina. Y, sin duda, uno de los mejores ejemplos de ello es Venecia, cuyos ‘palazzos’ y canales esconden leyendas e historias de magnicidios, amores e intrigas.

Retrato de Henry James

Retrato de Henry James

Por ello, no es de extrañar que muchos escritores hayan elegido esa ciudad como escenario de sus obras. Desde Stendhal a Thomas Mann han sido multitud los autores de talento que se han inspirado en ella.

También Henry James (Nueva York, 1843-1916) lo hizo en su novela breve ‘Los papeles de Aspern’, que, a su vez, es una reflexión sobre el interés de la crítica sobre la obra de los escritores y ahora reedita Alba Editorial.

Fue James uno de tantos norteamericanos que hallaron en Europa una segunda patria. Gran admirador del arte, encontraba en el viejo mundo el lugar idóneo para admirar las creaciones del genio humano y un ambiente más adecuado a su sensibilidad. Aunque nunca ganó mucho dinero con sus obras, la posición acomodada de su familia le permitió vivir en contacto con las clases pudientes y llevar una vida tranquila.


No resulta un escritor de fácil lectura, aunque su estilo fue progresivamente simplificándose a medida que ganaba en experiencia. Así, sus primeras obras presentan frases largas con hipérbatos frecuentes que dificultan la comprensión. No obstante, ello es más visible en sus obras extensas. Sus novelas breves, como ‘Los papeles de Aspern’, son mucho más legibles.

En esta obra, publicada por vez primera en 1888, nos presenta a un joven crítico americano fascinado con la obra del poeta Jeffrey Aspern. Cuando se entera de que una de las musas de éste vive aún, recluida en su palacio veneciano y de que conserva cartas y material inédito, establece relación con ella logrando que lo acepte como inquilino, pero sin desvelarle sus verdaderas intenciones.

Una vista de Venecia, donde se desarrolla la novela

Una vista de Venecia, donde se desarrolla la novela

Ello le conduce a un mundo pasado, el de la anciana, que vive únicamente de sus recuerdos acompañada de una sobrina ya madura. En ese escenario de esplendores pasados, el joven vivirá situaciones inesperadas, sobre todo cuando sus verdaderas intenciones queden al descubierto.

Este asunto sirve al autor para reflexionar sobre la influencia de la literatura -é incluso del escritor- sobre los lectores y el proceso de asimilación psicológica de éstos. Y es que a James le interesa profundizar en la mente de sus criaturas.

En suma, se trata de una novela muy interesante, de excelente calidad, ya que, a nuestro juicio, el verdadero talento del autor se muestra mejor en sus relatos menos extensos.

Fotos: Retrato de Henry James: Quadell en Wikimedia | Venecia: Smillet en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...