‘Réquiem por un campesino español’, de Ramón J. Sender

Ramón J. Sender es hoy un escritor poco conocido y aún menos valorado. No obstante, su novela ‘Requiem por un campesino español’, una visión de la Guerra Civil en los pueblos, es una pequeña obra maestra, que merecería mayor atención.

Cuando hablamos de la ‘Generación del 27’, a todos se nos vienen a la cabeza nombres de poetas. Ello es normal, tal es su cantidad y calidad, que han oscurecido a otros integrantes de la misma consagrados a la narrativa o el teatro. Es difícil que convivan en una misma época líricos de la talla de Salinas, Lorca, Cernuda o Vicente Aleixandre, por citar sólo a algunos de ellos.

Una portada de la obra

Una portada de la obra

Sin embargo, también hubo prosistas y no de escasa calidad. Es más, autores como Lorca presentan una obra teatral en prosa que no desmerece para nada de su poesía. Pero de ello hablaremos en otro momento. Narradores y dramaturgos que podemos considerar, con pleno derecho, como integrantes de la ‘Generación del 27’ o, como mínimo, que pertenecen a su misma época y compartieron inquietudes con ellos, son Ramón J. Sender, Max Aub, Andrés Carranque Ríos, Edgar Neville, José Bergamín, Juan Chabás, Miguel Mihura, Enrique Jardiel Poncela, Alejandro Casona o Agustín de Foxá, entre otros. Y su obra es lo suficientemente amplia, interesante y cualificada como para ser estudiada en profundidad.

El hecho de que sean menos conocidos, muchos de ellos, que los anteriores habría que buscarlo –aparte de en la enorme calidad de aquellos- en circunstancias ajenas a la literatura. Tras la Guerra Civil, muchos de ellos partieron al exilio y no regresaron, por lo que su obra de ese periodo se desarrolló fuera de España. No obstante, últimamente, parece haber una corriente crítica de estudio y recuperación de sus creaciones.

Ramón José Sender (Chalamera, Huesca, 1902-San Diego, Estados Unidos, 1982), autor de ‘Requiem por un campesino español’, fue un hombre de vida activa. Soldado en las guerras de Marruecos, ejerció a su regreso el periodismo y participó activamente en conspiraciones anarquistas. Más tarde, se incorporó al Partido Comunista. Pero acabó renegando de ambas ideologías. Tras la Guerra Civil, se exilió a México y, más tarde, a Estados Unidos.

Su amplia obra está constituida fundamentalmente por novelas. Ya antes de la guerra había obtenido el Premio Nacional de Literatura con ‘Mister Witt en el cantón’ (1935), pero la mayoría de ellas pertenecen a la etapa del exilio: ‘Epitalamio del Prieto Trinidad’, estremecedor relato de un levantamiento de presos en un penal del Caribe; ‘La aventura equinoccial de Lope de Aguirre’, novela histórica sobre aquel conquistador; ‘Crónica del alba’, serie de narraciones autobiográficas; y, sobre todo, su obra maestra, ‘Requiem por un campesino español’, titulada originariamente ‘Mosén Millán’.

Río Cinca, en cuya comarca baja nació Sender

Río Cinca, en cuya comarca baja nació Sender

‘Requiem por un campesino español’, publicada en México, en 1953, cuenta los recuerdos y reflexiones de un sacerdote de un pueblecito de Aragón, Mosén Millán. Mientras espera para celebrar el funeral por Paco ‘el del molino’, recuerda la vida de éste –lo ha bautizado, le dio la comunión y le casó-, los hechos que han sucedido y reflexiona sobre todo ello. Por tanto, el verdadero argumento es la historia de este joven y los hechos que han acontecido en el pueblo antes, durante y después de la Guerra Civil (aunque ésta no se menciona en ningún momento).

De este modo, el cura ejerce como narrador involuntario de la vida de sus convecinos en ese periodo. Los conflictos entre campesinos y terratenientes ya venían de antiguo. Pero, con la República y, sobre todo, la guerra, se agudizaron violentamente. Al estallar la contienda, los primeros despojaron de sus tierras a los segundos y eliminaron a cuantos pudieron, y, al terminar ésta, los terratenientes las recuperaron y ejercieron la venganza. Una de las víctimas de ésta fue Paco, fusilado.

Milicianos combatiendo en la Guerra Civil

Milicianos combatiendo en la Guerra Civil

Pero la obra no se queda en un contenido meramente político. A él se añaden las rencillas, envidias y conflictos que se dan en todos los pueblos y en todo el mundo. Éstos, y no las ideas, son los responsables de la inmensa mayoría de las muertes que se dan en retaguardia en todas las guerras civiles. Enemistades seculares entre familias, envidias al que tiene más, desprecio por los marginados y hasta simples enfados por pequeños conflictos entre personas hacen que se aproveche la coyuntura de la guerra y la anarquía que produce para dar rienda suelta a sus odios. Así ha sido y, desgraciadamente, así será siempre. Y, en este sentido, esta pequeña obra cobra un valor atemporal y universal.

La muerte de Paco es un ejemplo de otras muchas –de uno y otro bando- acaecidas en un sin fin de pueblos de España, en los que determinadas personas con malos instintos, aprovechando que mandaban los suyos, eliminaron a quienes poseían bienes que les interesaban o, sencillamente, habían tenido problemas con ellos.

La obra, por otra parte, está escrita en tercera persona y presenta un narrador omnisciente, que conoce, no sólo los hechos, sino lo que piensan y sienten los personajes. Destaca, igualmente, la técnica del ‘flash-back’ o ‘salto atrás’: Mosén Millán, en la soledad de su sacristía, rememora los hechos pasados, vuelve a los presentes y continúa recordando los anteriores. Todo ello, entremezclado por el sentimiento de culpa que le abruma. Y es que ha sido precisamente él quién ha delatado a Paco. Por tanto, los recuerdos se combinan con las auto-justificaciones que el cura busca para acallar sus remordimientos de conciencia.

Vista de San Diego, donde Sender vivió sus últimos años

Vista de San Diego, donde Sender vivió sus últimos años

El estilo y estructura de esta pequeña obrita –apenas son doscientas páginas- es de una sencillez abrumadora. Lo que le interesa al autor es narrar la historia y, para ello no necesita florituras lingüísticas. Pero esto no implica que esté mal escrita. Todo lo contrario, su calidad literaria es excelente. Lo que sucede es que para contar los pensamientos y recuerdos de un humilde cura de pueblo resultaría ajeno al decoro recurrir a un lenguaje rebuscado.

En suma, ‘Requiem por un campesino español’ es una pequeña obra maestra, la mejor –sin duda- de Sender, y, utilizando un término unamuniano, un reflejo de la ‘intrahistoria’ de la Guerra Civil en los pueblos. No podemos por menos que recomendar vivamente su lectura.

Fotos: Portada: tomada de Iberlibro | Río Cinca: SieBot en Wikimedia | Milicianos: AltCtrlDel en Wikimedia | San Diego: Wikifreund en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...