‘La búsqueda del tesoro’, de Andrea Camilleri

El genial comisario Salvo Montalbano se enfrenta, en esta nueva aventura, algo esotérica, a un perturbado que le propone un singular juego del que sólo podrá salir llegando hasta el final. Demasiado tarde se dará cuenta de que ha caído en una peligrosa trampa.

Foto de Camilleri
Para los seguidores de la narrativa policíaca, a estas alturas, el italiano Andrea Camilleri (Porto Empedocle, Sicilia, 1925) es todo un referente, casi diríamos un clásico del género, equiparable a otros grandes autores europeos meridionales de novela negra como Georges Simenon, Petros Márkaris o Manuel Vázquez Montalbán, cuyos detectives “de cabecera” son muy diferentes a los de los nórdicos por su carácter sureño, más hedonista y abierto, que nos los hace cercanos.

Podría decirse incluso que Camilleri es, tanto por su edad como por lo extenso de su obra, el patriarca actual de la narrativa policíaca en la Europa del sur. Y sus lectores españoles están de enhorabuena, pues la editorial Salamandra acaba de publicar su última novela, titulada ‘La búsqueda del tesoro’.

Formado en el mundo del teatro, sin embargo, el éxito tardó en llegarle. De hecho, su primera novela, ‘El curso de las cosas’, fue un auténtico fracaso. Sería a partir de la tercera, ‘La temporada de caza’, cuando comenzaría a ser conocido. Y, sobre todo, tras la aparición de ‘La forma del agua’, estreno de su personaje estelar el comisario Montalbano (nombre que eligió como homenaje al citado Vázquez Montalbán), se convertiría en uno de los escritores más vendidos en Italia. En ella, debía averiguar qué le había ocurrido a un conocido político y empresario que aparece muerto en un barrio donde abunda la prostitución y la droga. Tras ella, vendría ‘El perro de terracota’, compleja trama en que el policía tiene que aclarar un extraño caso que relaciona un asesinato cometido durante la Segunda Guerra Mundial con el encarcelamiento de un capo de la Mafia y con un absurdo robo en un supermercado.

Para entonces, Camilleri vendía sus libros por toda Europa y Salvo Montalbano era casi un héroe nacional en Italia. Éste es un policía peculiar que desarrolla su labor en el imaginario pueblo de Vigata –trasunto del Porto Empedocle natal de su creador- y que posee todos los rasgos de la mentalidad meridional. Apasionado de la lectura y de su tierra siciliana, disfruta de la comida y de los buenos amigos y tiene una especial perspicacia para desentrañar los crímenes.

Una vista de Porto Empedocle

A sus cuarenta y cinco años, ha desarrollado un experimentado conocimiento de la vida y respeta la Ley, aunque no duda en bordearla si es preciso. Cuenta con la ayuda del subcomisario Augello, los inspectores Fazio y Gallo y el singular Catarella, telefonista de la Comisaría que muestra unos problemas idiomáticos que traen a Montalbano por la calle de la amargura. Todos ellos configuran un peculiar microcosmos en el que no falta el humor. En ‘La búsqueda del tesoro’, el comisario se ve sumergido en un caso que bordea lo esotérico. Los hermanos Palmisano, dos octogenarios conocidos por su fanatismo religioso, se atrincheran en su casa de Vigata desde donde disparan a todo “pecador” que se les pone a tiro. Montalbano consigue colarse por una ventana y desarmarlos.

Sin embargo, se abre a sus ojos un extraño panorama: la casa está llena de crucifijos de todos los tamaños y, sobre una cama, hay una muñeca hinchable que ha sido mutilada. Tras esta peripecia, se inicia un extraño juego, pues el comisario comienza a escribir cartas anónimas pero que, sin duda, han sido escritas por un perturbado que le ofrecen pistas para hallar un tesoro. Montalbano comprende demasiado tarde que ha caído en una trampa y que, para salir de ella, deberá llegar hasta el final del juego. Se trata, en suma, de una nueva aventura del singular policía que no defraudará a sus seguidores, pues contiene todos los ingredientes que han dado fama a Camilleri: un profundo conocimiento de la condición humana, intriga a raudales y también los habituales momento cómicos con que suele adornar sus obras el veterano escritor.

Fuente: Camilleri Fans Club.

Fotos: Associazione Vedro y Verity Cridland.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...