Círculo de Lectores publica una edición ilustrada de ‘Grandes esperanzas’

En 2012, se han conmemorado los doscientos años del nacimiento de Charles Dickens y, para cerrar la efemérides, Círculo de Lectores publica una edición de ‘Grandes esperanzas’ magníficamente ilustrada por Ángel Mateo Charris. Se trata de una de las mejores novelas del genial escritor británico.

Casa Museo Dickens

Casa Museo Charles Dickens en Broadstairs, Kent

Este 2012 se han cumplido doscientos años del nacimiento de uno de los novelistas más grandes de todos los tiempos: Charles Dickens (Portsmouth, 1812-1870) y, para conmemorarlo, los ingleses han celebrado numerosos actos de homenaje y reconocimiento a lo largo de lo que habían declarado “Año Dickensiano”. Pero también en otros países como España se ha recordado su figura y ahora, para cerrar la conmemoración, Círculo de Lectores ha decidido publicar una magnífica edición de ‘Grandes esperanzas’ bellamente ilustrada por Ángel Mateo Charris.

Dickens ha pasado a la historia de las letras como el gran novelista de los excesos de la Revolución Industrial, que él tan bien conocía pues con tan sólo doce años, cuando su padre fue encarcelado por deudas, hubo de trabajar para mantener a su familia. Una fábrica de betún para el calzado fue su destino. Allí trabajaba diez horas diarias para ganar seis chelines a la semana.

Tras pasar por un bufete de abogados, empezó a cubrir como cronista las sesiones del Parlamento y, en 1834, fue contratado por el ‘Morning Chronicle’ para idéntica función. Además de ésta, escribía pequeños apuntes literarios que, recopilados, constituirían su primer libro: ‘Bosquejos de Boz’. Poco después iniciaría la obra que comenzó a proporcionarle fama: ‘Los papeles póstumos del club Pickwick’, donde presentaba con humor las aventuras y conversaciones de los miembros de una sociedad filantrópica. El extraordinario éxito logrado con esta novela le proporcionó pingües ganancias que le permitieron viajar por Estados Unidos e Italia, periplos que retrataría en dos magníficos libros de viajes: ‘Notas americanas’ y ‘Estampas de Italia’. Y es que Dickens, además de extraordinario novelista, era un agudo observador de la sociedad y, en definitiva, de la naturaleza humana.

De regreso, publicó su primera gran novela, ‘Óliver Twist’, en la que, con indudables tintes autobiográficos, narra la conmovedora historia de un muchacho huérfano. A ésta seguirían ‘Nicholas Nickleby’ y ‘La tienda de antigüedades’. Pero su siguiente gran éxito sería la monumental ‘David Copperfield’, donde cuenta la vida del protagonista desde su infancia hasta la edad adulta y nuevamente se basa en muchos episodios de su propia vida.

Escritorio de Charles Dickens

Escritorio que perteneció a Charles Dickens

Aunque tras ella vinieron ‘Casa desolada’, ‘Tiempos difíciles’, ‘La pequeña Dorrit’ o ‘Historia de dos ciudades’, otra extraordinaria creación, es probablemente ‘David Copperfield’ la novela más parecida por su argumento a ‘Grandes esperanzas’, que fue publicada originariamente en formato de entregas por la revista ‘All the year round’. También en ésta asistimos a la vida de un niño huérfano, Philip Pirrip –llamado “Pip”– quién, tras varias peripecias y ayudado por un benefactor, se convierte en un caballero. Mientras asciende en la sociedad, se enamora de Estella y entabla estrecha amistad con diferentes personajes. Pero no será hasta el final de la obra cuando descubra, para su sorpresa, la identidad de la persona que lo ha ayudado.

Se trata, por tanto, de una novela de iniciación y aprendizaje, género narrativo al que los alemanes denominan “bildungsroman”, y de una de las más autobiográficas de Dickens. También se la menciona siempre entre las mejores que escribió. Ahora, podemos disfrutar de una edición magníficamente ilustrada por el citado Ángel Mateo Charris para Círculo de Lectores. Éste ha señalado que le ha sido muy fácil conectar con el mundo del autor, pues “esa forma que tiene de trabajar con capas tiene mucho que ver con mi modo de trabajar. Además, existe un cierto parentesco en cómo explora las cosas. Van Gogh ya dijo que Dickens era quién mejor pintaba”. Círculo de Lectores cierra de esta forma magistral el año del bicentenario dickensiano al tiempo que aprovecha para celebrar sus primeros cincuenta años entre los lectores.

Fuente: Charles Dickens Page.

Fotos: Jim Linwood y Gruenemann.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...