El río de la luz

La literatura de viajes siempre es una temática apasionante, y más cuando la obra es de Javier Reverte, un escritor que sabe darle la naturalidad necesaria para que, más que una lectura, sea una anécdota contada por un amigo.

El río de la luz, de Javier Reverte

Si hablamos de literatura de viajes, es imposible no pensar en quien es, quizá, el mayor exponente de este género en la actualidad: Javier Reverte. Entre los tantos libros que ha escrito de esta temática, el más importante, o que al menos ha tenido mayor aceptación popular es El sueño de África.

Pero si debo resaltar uno, sin duda sería El río de la luz, un viaje un tanto más frío que los anteriores pues nos llevará, siguiendo los pasos de Jack London, a través de Canadá y Alaska en plena fiebre del oro, momento histórico en el que se realizaron cientos de expediciones a dichas tierras en busca de tan ansiado metal precioso.

El inicio del viaje lo hace desde Vancouver hasta el nacimiento del río Yukón. Sitio del que partirá una siguiente expedición que le tendrá como protagonista, recorriendo un total de 750 kilómetros en canoa, para sí proseguir viaje hacia Alaska, pasando por diversos puntos que nos irá narrando de gran forma.


Esta es la cualidad que más resalta en los libros de Javier Reverte: sabe contarnos estas historias como si estuviésemos en persona. Nos deja la impresión de ser una anécdota de alguien que sabe cómo hablar o, en este caso, escribir bonito, algo que cuesta encontrar en otros autores si bien los hay y muy buenos.

En El río de la luz, además, nos cuenta la historia ocurrida en el Mar de Bering, donde encontramos al pistolero Wyatt Earp, quien logró obtener una enorme fortuna no con su arma, sino con su inteligencia, pues regentó un casino en la zona al que acudían todos los mineros que lograban encontrar el material que buscaban.

Javier Reverte

El libro finaliza con la narración del viaje de vuelta en un carguero que iba de Montreal a Liverpool. Aunque más interesante es uno de los viajes anteriores en ferrocarril, entre Vancouver y Quebec, donde cuenta diversas historias sobre personajes célebres y paisajes salidos, podríamos decir, de otro mundo.

Si te gusta la literatura de viajes no puedes dejar de leerlo, como tampoco otras obras de Javier Reverte, pues todas ellas están escritas de forma magistral. Sabe como explotar esa cualidad y no duda en hacerlo, presentándonos trabajos muy buenos como El río de la luz.

Imagen Reverte: Cruccone en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...