En las entrañas del FBI

Tim Weiner vuelve a introducirse en las entrañas del espionaje estadounidense. Esta vez lo hace en el FBI, una organización que nos presenta dedicada a la persecución de terroristas y espías dentro de los propios Estados Unidos, en ocasiones al margen de la ley.

Fragmento de la portada del libro de Weiner.

Le reciente desclasificación de miles archivos del FBI le ha servido a Tim Weiner para acercarnos una visión diferente de esta agencia policial estadounidense, que ahora se nos presenta como una organización dedicada a perseguir terroristas y espías en el interior de los Estados Unidos y no ese FBI que velaba por el mantenimiento de la ley y el orden. No es la primera vez que Tim Weiner rebusca en las entrañas de la inteligencia estadounidense, ya que en 2008 publicó ‘Legado de cenizas: la historia de la CIA‘.

Weiner arranca en 1908, cuando se fundó el FBI, y recorre los principales acontecimientos mundiales como el crack del 29 o la II Guerra Mundial. Aquí ya había entrado en escena uno de los grandes protagonistas del libro, J. Edgar Hoover, que durante casi 40 años estuvo al frente de la organización. Bajo su mandato se produjo la ‘caza de brujas’ -la persecución contra el comunismo-, la Guerra del Vietnam o la Revolución Cubana, momentos que han marcado la historia no solo de los Estados Unidos, sino también del FBI.

Una de las mayores obsesiones de Hoover era la existencia de un complot comunista contra Estados Unidos provocó la toma de decisiones que recortaban las libertades auspiciadas por el propio FBI. Con esta excusa, el FBI se dedicó a perseguir a los supuestos enemigos de los Estados Unidos en el interior del propio país. Unas restricciones que se volvieron a tomar después del 11-S, lo que deja patente el uso que ha hecho la Casa Blanca del FBI como arme de espionaje interior, una medida que no ha estado exenta de conflictos como el que mantuvo con los Kennedy. La fuerte influencia que Hoover tuvo sobre la actividad del FBI durante tantos años estuvo a punto de acabar con la propia agencia tras su muerte.

El libro no explica solo la historia del FBI, sino que Weiner también incluye un ejercicio de reflexión sobre la combinación de las libertades de los ciudadanos y su seguridad. No en vano, uno de los objetivos del FBI es la búsqueda de “la posibilidad de que en un tiempo de constante peligro los estadounidenses pudieran a la vez ser libres y sentirse seguros”, como se dice al final del libro. En esta parte, acontecimientos recientes como las invasiones a Irak, Guantánamo, el 11-S y otras medidas tomadas por la administración Bush han reforzado la lucha del FBI contra el terrorismo.

Tim Weiner fue reportero del prestigioso rotativo The New York Times, especializado en espionaje. En 1988 ganó el premio Pullitzer por sus reportajes sobre los gastos ocultos del Pentágono, que unos años después se convertirían en su primer libro. Antes de ‘Legado de cenizas’ escribió otro libro sobre el doble agente Aldrich Ames, que vendió información confidencial primero al KGB y luego a Rusia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...