‘Las lágrimas de San Lorenzo’, esperada novela de Julio Llamazares

La famosa lluvia de las Perseidas que se produce todos los años el diez de agosto sirve al escritor leonés para reflexionar sobre la fugacidad de la vida con su habitual prosa lírica y cuidada.

Perseidas
«Soy lento, no sé escribir de otra forma. Supongo que podría escribir más rápido pero yo no escribo como un medio para algo, para mí escribir es mi manera de estar en el mundo y entender la vida, y eso me lleva tiempo». Así se justifica el escritor leonés Julio Llamazares (Vegamián, 1955) cuando se le pregunta por qué ha mantenido tanto tiempo a sus seguidores a la espera de una nueva obra.

No obstante, están de enhorabuena, ya que por fin ha aparecido. Es una novela titulada ‘Las lágrimas de San Lorenzo’ y acaba de ser editada por Alfaguara. Además, no les defraudará, pues posee una excelente calidad y contiene todos los ingredientes del universo propio del escritor, a estas alturas ya sobradamente conocido.

Porque Llamazares es un veterano en la Literatura. Curiosamente, aunque ganó fama como novelista, se dio a conocer con un libro de versos, ‘La lentitud de los bueyes’, en 1979. Tras él, vendría ‘Memoria de nieve’, que consolidó su prestigio como poeta al reportarle el Premio Jorge Guillén. Entremedias, publicó ‘El entierro de Genarín’, una suerte de biografía humorística sobre un personaje muy peculiar y popular en León. Su primera novela, que constituyó una agradable sorpresa, fue ‘Luna de lobos’, aparecida en 1985 y que narra la vida de guerrilleros republicanos en los montes leoneses tras la Guerra Civil. Pero, lejos de centrarse en el conflicto político, como tantos relatos al uso, ahonda en el instinto de supervivencia de aquellos hombres. Tras ella, vendría ‘La lluvia amarilla’, monólogo del último habitante de un pueblo del Pirineo aragonés y que, por tanto, trata sobre la despoblación del mundo rural y, más profundamente, constituye una reflexión lírica sobre la soledad, el tiempo y la muerte.

Esta magistral novela convirtió a Llamazares en uno de los escritores más considerados de su generación, nada mala cosecha, por otra parte, si tenemos en cuenta que a ella pertenecen narradores como Antonio Muñoz Molina, Jesús Ferrero, Alejandro Gándara o Ignacio Martínez de Pisón.

Imagen de un pueblo abandonado

En cualquier caso, el escritor leonés no había publicado nada desde 2011, cuando apareció su libro de relatos ‘Tanta pasión para nada’. Por ello, como decíamos, sus seguidores estaban ávidos de llevarse a la boca algo salido de su pluma. ‘Las lágrimas de San Lorenzo’ es una novela que responde a la habitual prosa lírica de Llamazares. Su título alude a la lluvia de las Perseidas que se produce en el cielo todos los diez de agosto y su génesis la explica el propio autor: «Vi a un padre con su hijo observando las estrellas fugaces y entonces surgió la novela». En efecto, el protagonista es un profesor de universidad que ha rodado por toda Europa hasta regresar a Ibiza, donde había vivido sus mejores años, para presenciar junto a su hijo el citado fenómeno estelar.

Los recuerdos y la magia de esa noche despiertan la melancolía en el protagonista y sus reflexiones acerca de la fugacidad de la existencia. En este sentido, es clave la frase que dice su novia: «Cada estrella que pasa es una vida que se va para siempre». Y es que los sentimientos siempre ha estado muy presentes en la obra de Llamazares, que, de hecho, ha denunciado en varias ocasiones la banalización que últimamente se hace de la Literatura, ya que ésta «o se lleva en el corazón o no se lleva», y ha criticado la actitud de muchos autores actuales que, según él, no pueden ser calificados así sino que «son personas que, simplemente, escriben libros». En suma, ha merecido la pena esperar este tiempo por ‘Las lágrimas de San Lorenzo’, pues es una excelente novela que no defraudará a nadie.

Fuente: ‘El Castellano’.

Fotos: Mirwav y Tierra Plana.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...