‘La leyenda del ladrón’, nueva novela de Juan Gómez Jurado

De tiempo en tiempo, en el panorama literario español, aparece un nuevo escritor cuya primera novela cosecha un enorme éxito. Esto le ocurrió al madrileño Juan Gómez Jurado con ‘Espía de Dios’, que ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Ahora presenta la que es ya su cuarta obra, ‘La leyenda del ladrón’, una novela que nos retrotrae a la Sevilla del siglo XVI y que, por tanto, se encuentra a medio camino entre el género histórico y la picaresca.

De vez en cuando, surge en el panorama literario español una grata sorpresa: aparece un escritor desconocido cuya primera obra publicada, por su calidad, vende cientos de miles de ejemplares, es traducida a varios idiomas y, en suma, se convierte en un gran éxito editorial. Sucedió, por ejemplo, con Carlos Ruiz Zafón y ‘La sombra del viento’ o, más recientemente, con María Dueñas y ‘El tiempo entre costuras’.

'La leyenda del ladrón' nos retrotrae a la Sevilla del siglo XVI

'La leyenda del ladrón' nos retrotrae a la Sevilla del siglo XVI (en la foto, una vista de esa ciudad)

Al igual que ellos –bien es cierto que no de forma tan sonora-, el madrileño Juan Gómez Jurado (1977) fue una agradable sorpresa en 2006 cuando apareció su primera obra, ‘Espía de Dios’, un relato de corte policíaco que, hoy día, ha sido traducida a cuarenta y dos idiomas.

Ahora, la Editorial Planeta publica su última novela, ‘La leyenda del ladrón’. Es la cuarta, pues, tras la citada, aparecieron ‘Contrato con Dios’ –no deja de resultar curiosa la fijación del autor por el Vaticano– y ‘El emblema del traidor’. Ésta última, ya suponía la iniciación del escritor en el género histórico, pues se desarrolla en 1940, aunque Jurado siempre ha mostrado interés por la Historia. No obstante, con ‘La leyenda del ladrón’ se sumerge profundamente en ella, ya que nos retrotrae a la Sevilla del siglo XVI, una ciudad que controlaba el comercio de Indias y constituía el centro económico del Imperio Español, todo lo cual hacía de ella una urbe cosmopolita y populosa.

El protagonista es Sancho de Écija, un muchacho salvado casi milagrosamente de la muerte que se erigirá en paladín de los desfavorecidos. A lo largo de cuatro años de la vida del joven, asistimos a su transformación: pasa sucesivamente de ser un niño huérfano a convertirse en pícaro, después en ladrón y, por último, en héroe. Se trata, por tanto, de un relato de aventuras que emparenta con la más pura tradición picaresca española.

Frente a él –y éste es uno de los grandes méritos de la novela- se erige la propia ciudad de Sevilla que, en palabras del propio Jurado, «acaba convirtiéndose en un personaje más, casi el antagonista mayor al que Sancho de Écija va a tener que enfrentarse y derrotar». Y es un logro del autor porque el rigor histórico en la descripción de la urbe ha sido muy cuidado (según el madrileño, le llevó cuatro años documentarse). En suma, nos hallamos ante una excelente novela histórica que recrea muy acertadamente aquel mundo de ladrones, truhanes, hidalgos arruinados, pícaros y prostitutas que constituían la base social del siglo XVI.

Fuente: Yahoo Noticias.

Foto: Humberto Moreno.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...