Grijalbo Publica el nuevo thriller financiero de Robert Harris

Con lo que viene sucediendo en el mundo, probablemente hoy nos causen más terror los mercados financieros que los monstruos clásicos al estilo de Frankenstein. Por ello, el británico Robert Harris ha ambientado en aquéllos su última novela, ‘El índice del miedo’, un excelente thriller cuyo eje argumental es un perverso software informático.

Una protesta en Wall Street

Una protesta en Wall Street, centro de la economía mundial

A estas alturas del siglo XXI y con la crisis económica que padecemos, es probable que se hayan alterado los parámetros de lo terrorífico. Dicho de otra forma, si a nuestros predecesores les asustaban las criaturas sobrenaturales como Drácula o los monstruos al estilo del Frankenstein de Mary Shelley, a nosotros lo que de verdad nos puede provocar terror son los oscuros mercados financieros, capaces de arruinar a toda una nación con su avidez especulativa.

Por ello, no puede ser más oportuna la nueva novela del británico Robert Harris (Nottingham, 1957): un thriller financiero titulado ‘El índice del miedo’ y que ahora publica la Editorial Grijalbo. En él, además, hay algo de la citada novela de Shelley, como ha confesado el propio autor: «Tiene algo de realismo gótico, es un híbrido extraño. Mi idea original era reescribir ‘Frankenstein’ en el mundo de las finanzas. Ha quedado la ambientación en Ginebra (donde la amiga de Byron escribió este relato) y algunas referencias a aquella velada seminal del horror, como el nombre de la psiquiatra Polidori. Mi intención era hacer algo no totalmente realista, con un punto de historia de fantasmas pero puesto en el marco del mundo de los negocios».

Pero es que el propio protagonista de la obra de Harris presenta coincidencias con Víctor Frankenstein: si éste creó un monstruo imposible de controlar, el personaje de ‘El índice del miedo’, llamado Alex Hoffmann, ha creado otro mucho más tecnificado y complejo: un software financiero capaz de predecir los movimientos de los mercados y obrar en consecuencia, haciendo ganar a su propietario ingentes cantidades de dinero.

Hoffmann es un genio de la Física que no ha recibido todo el reconocimiento que cree merecer. Por ello, crea el VIXAL-4, un «organismo digital» que «huele» el miedo de las finanzas e invierte el dinero en consecuencia, produciendo astronómicos beneficios. Hasta que un día el programa informático parece cobrar vida propia.

Si no fuera porque lo estamos viviendo ahora mismo, podríamos decir que la obra de Harris emparenta con las anti-utopías futuristas de Aldous Huxley o George Orwell. Pero, más bien, lo que ha tratado de hacer el escritor es personificar en algo material ese monstruo etéreo que son los mercados financieros especulativos cuyo campo abonado para prosperar es precisamente la incertidumbre económica. Sin duda, se trata de una excelente novela que -para nuestra desdicha- no se basa en un terror onírico sino en la realidad que leemos todos los días en los periódicos.

Fuente: ‘El País’.

Foto: David Shankbone.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...