Salamandra reedita Los perros y los lobos, de Irène Némirovsky

El caso de Irène Némirovsky es singular dentro de la literatura. Asesinada en Auschwitz, su obra permaneció en la oscuridad hasta que, en 2004, un avezado editor la rescató del olvido para publicar Suite francesa. Ahora, Editorial Salamandra nos trae otra de sus novelas: Los perros y los lobos.

Es evidente, por mucho que ellos lo nieguen, que en la obra de todo escritor existen elementos autobiográficos. A veces, son sólo pinceladas repartidas por el texto pero otras son tan abundantes como para considerar a éste como casi una autobiografía.

Así sucede con la novela que ahora reedita la Editorial Salamandra: Los perros y los lobos, de la narradora ucraniana -aunque escribía en francésIrène Némirovsky (Kiev, 1903-1942),en el que los rasgos de la biografía de la escritora son abundantísimos.

Foto de Kiev

Una bonita vista de Kiev (Ucrania), donde nació Némirovsky

Claro que la vida de esta admirable mujer fue más inquieta y dura que muchos relatos de aventuras. Y es que, en la convulsa Europa de la primera mitad del siglo XX ser judío y ucraniano era sinónimo de sufrir persecuciones.

Hija de un banquero, recibió una esmerada educación. Pero su familia, tras la Revolución bolchevique de 1917, se vio obligada a huir de Ucrania e instalarse en París.

Precisamente en La Sorbona, la futura escritora obtuvo su Licenciatura en Letras. Se casó y tuvo dos hijas. En 1929, envió a la Editorial Grasset su primera novela, David Golder. Tras su publicación, pronto logró prestigio en los cenáculos literarios.

Todo parecía sonreírle hasta que llegó la Segunda Guerra Mundial. Con la invasión alemana de Francia, su familia tuvo miedo y se recluyeron en un pueblecito de la Borgoña. Sin embargo, fue detenida en 1942 y deportada a Auschwitz, donde sería asesinada. Tras ella, iría su marido.

Antes de partir, legó a sus hijas una maleta con varios manuscritos que éstas guardaron durante décadas. Hasta que, en 2004, un avezado editor rescató de ella el texto de la novela Suite francesa, cuya publicación provocó un fenómeno editorial.

Como decíamos, Los perros y los lobos posee mucho de la vida de su autora. Ada es una pintora ucraniana que reside en París, adonde ha llegado huyendo de los bolcheviques. Por su parte, Harry Sinner es un lejano pariente suyo casado con una rica francesa. Ambos son judíos.

Cuando Harry contempla dos cuadros expuestos por Ada, experimenta una fascinación que le llevará a recordar un mundo pasado que había quedado atrás.

Se trata, por tanto de un triángulo amoroso en que los caracteres se encuentran perfilados psicológicamente de forma impecable y la intensidad de la trama atrapa al lector.

Para quiénes hayan disfrutado con Suite francesa y para los que aún no han leído nada de Némirovsky, Salamandra brinda ahora una excelente oportunidad de recrearse con una novelista excelente y durante décadas olvidada.

Fuente: Editorial Salamandra.

Foto: Kiev: Ozulus en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...