“Si a los tres años no he vuelto”

“Si a los tres años no he vuelto” es una emotiva novela de Ana R. Cañil donde nos cuenta algunas historias de la posguerra española y la situación de una presa y su carcelera como personajes centrales.

"Si a los tres años no he vuelto"

La periodista Ana R. Cañil, en su obra debut como novelista titulada “Si a los tres años no he vuelto“, ha enfrentado a una presa republicana Jimena Bartolomé y su carcelera María Topete en la España de la Posguerra.

Según alega la escritora, todo salió de unas conversaciones que escuchó en la presentación de un Ensayo que escribió en el 2008, “La mujer del maquis”. En ella, dos mujeres que habían pasado por la prisión de Ventas estaban recordando lo dura y cruel que era la directora de aquella prisión, la apodada Topete, y también de la Maternal de San Isidro.

Debido a esa conversación y todo lo que oyó sobre ese personaje, nació esta novela. En un principio se había concebido como un ensayo, pero debido al deseo de la autora de que se captara la esencia de la carcelera, se vio obligada a decantarse por la novela. En un momento de creación de la obra, se dio cuenta de que le faltaban datos sobre la vida de esta mujer pese a contar con las opiniones de gente que la conocía, situación que le llevaba a alejarse del periodismo y de la investigación, tomando la decisión de hacer una novela y escudarse en la ficción con los datos intuitivos.

La propia periodista ha reconocido que lo de hacer una novela fue una odisea para ella, y que no le ha resultado fácil. Ha sido un esfuerzo muy grande para ella, el no poder usar las comillas, y no poder hablar de hechos reales, sino tener que inventarlos.

Jimena Bartolomé, la otra protagonista de la historia, es el reflejo de las vivencias de muchas mujeres republicanas que estuvieron en la cárcel de Ventas y en la Maternal de San Isidro, que sufrieron a los abusos de la Topete como carcelera. Este personaje intenta recoger los valores, la esperanza la solidaridad que transmiten todas estas mujeres que sufrieron este estilo de calvario. La joven crece en Rascafría, una localidad de la sierra madrileña en la que la autora tiene sus raíces, por lo que se siente muy identificada con el personaje.

La novela, además, está basada en unos escritos de Tomasa Cuevas, una presa republicana que recogió los testimonios de todas las compañeras de la década de los setenta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...