‘Anillos para una dama’, de Antonio Gala

Escrita en 1973 y ambientada en tiempos del Cid, la obra simbolizaba el deseo de libertad de la sociedad española.

Ilustración Cid Campeador

Entre los dramaturgos del que, hacia los años sesenta del pasado siglo, fue llamado «nuevo teatro español», dominaba la crítica social. Así se aprecia en las obras de Carlos Muñiz, José María Rodríguez Méndez, Lauro Olmo o, en un sentido más expresionista, José Martín Recuerda. Sin embargo, podríamos decir que Antonio Gala (Brazatortas, Cuidad Real, 1930) presenta una trayectoria distinta pues, sin dejar de lado esa intención de denuncia, dota a sus creaciones de un profundo lirismo.

Ello no es casual, pues éste se inició en la poesía: el primer libro que publicó fue ‘Enemigo íntimo’, que le reportó un accésit del Premio Adonáis de Lírica en 1959 y nunca ha dejado de cultivar este género.

En cuanto a su producción dramática, ésta comienza cuatro años después con ‘Los verdes campos del Edén’, que así mismo le reportó el Premio Nacional de Teatro Calderón de la Barca. Su simbolismo es evidente, pues el protagonista es un vagabundo que se instala a vivir en el panteón familiar, único sitio donde halla la paz y la felicidad. La obra tuvo un gran éxito y permitió a Gala dedicarse en exclusiva a la Literatura. Tras ella, vendrían ‘El caracol en el espejo’, una reflexión sobre temas como la soledad y la frustración -tan gratos al autor- y no menos simbólica, ‘El sol en el hormiguero’, ‘Noviembre y un poco de hierba’ y ‘Los buenos días perdidos’.

Por su parte, ‘Anillos para una dama’ nos traslada a la Valencia del siglo XI para mostrarnos a Jimena, la esposa del Cid, recién enviudada de éste. Es un recurso muy usado en el teatro de la época valerse de un contexto histórico del pasado para criticar la situación del presente burlando así a la censura.

Gala inventa un supuesto enamoramiento de Jimena y Minaya Álvar Fáñez, lugarteniente del héroe, que se ve frustrado por la figura de éste, ya que sus súbditos no verían con buenos ojos tal relación. En este deseo de seguir su propio camino, la esposa del Cid viene a simbolizar las inquietudes de la sociedad española: escrita en 1973, con Franco gravemente enfermo, ésta quería pasar página e instaurar un sistema democrático al igual que Jimena trata de continuar con su vida. ‘Anillos para una dama’ le reportó a Gala varios premios como el del Espectador y el de la Crítica y fue uno de sus más sonados éxitos.

Fuente: Web oficial del escritor.

Foto: Phoebe Baker.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...