Dulce pájaro de juventud, de Tennessee Williams

Muchos son los que se preguntan por qué Tennessee Williams centró prácticamente la totalidad de sus obras en el profundo sur de los Estados Unidos, diseñando arquetipos bien claros de las gentes que allí vivían y dotándolos de unos sentimientos en su mayor parte negativos y destructivos. ¿Qué tiene de especial la cultura sureña sureña? ¿Por qué resulta tan opresiva? La respuesta de Williams a la primera pregunta es sencilla: se trata del mundo que conoce. La segunda, muy reveladora: todos los sentimientos que pone en escena han sido experimentados por él, los ha sentido y los ha canalizado hasta colocarlos en una pieza teatral para ser representados en escena.

Alexandra del Lago y Chance Payne en la versión cinematográfica de Richard Brooks.

En la novela que te presentamos en esta ocasión, Dulce pájaro de juventud, como en tantas otras del mismo autor, el profundo sur es mostrado con crudeza y sin contemplaciones. Un espacio opresivo y dominado por sus conservadoras convenciones, que provocan injusticias de todo tipo y generan, como no, esos personajes tan característicos de Tennessee Williams, marcados por la frustración existencial. Esta distopía está generalmente formada por pequeñas poblaciones que parecen estar apartadas del mundo, como es el caso de Saint Cloud (Florida), lugar donde transcurre la acción.

La pieza cuenta la historia de Chance Payne, un joven que se marchó de su pueblo natal para ser actor y que regresa tras haber fracasado en el intento. Por el camino encontrará a Alexandra del Lago, una famosa actriz ahora en decadencia con la que decide mantener una relación sexual pensando en que ésta le ayudará a conseguir un papel. Sin embargo, el joven Chance alberga la esperanza de reencontrarse con Heavenly, su primer amor. Sin embargo, la chica es hija del corrupto alcalde de la ciudad, Boss Finley, que no ve con buenos ojos la relación que hubo entre ambos y que hará todo lo posible por que ésta no se reproduzca de nuevo. La famila Finley, en este caso, representa la institución opresora, aquella que atesora todo el poder económico, político y socual y que solo se expresa mediante violencia e hipocresía. Contra este gigante y contra sus propios demonios deberá luchar en joven Chance.

Tennessee Williams vuelve a diseñar un antihéroe joven, con anhelos, ilusiones y metas en la vida que, sin embargo, debe dejar de lado al hacerse mayor y descubrir que la vida es una continua castración de los sueños. Tanto Chance como Alezandra del Lago son claros ejemplos pero, en el caso de él, aún le queda un último resquicio de esperanza al que amarrarse, y ese es Heavenly. La relación entre ambos significará la liberación de Chance, al tiempo que dinamitará las normas sociales impuestas por la familia/institución. La violencia, los sueños de juventud, el amor viciado, la represión moral… todos los ingredientes de una buena obra de Williams que nos habla del difícil equilibrio que se establece entre los anhelos, lo que se perdió en el camino y la realidad de lo que se tiene.

Puedes leer la obra completa aquí.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...