‘El guardián’, de Harold Pinter, un huésped incómodo

Con una amplia carrera y numerosos premios, el británico Harold Pinter es considerado uno de los más importantes dramaturgos de la literatura inglesa del siglo XX. ‘El Guardián’ fue su primer triunfo.

'Traición', de Harold Pinter

Representación de una obra de Harold Pinter

Los lectores nunca sabremos cuántos buenos escritores han podido perderse a causa de un tropiezo en su carrera. El fracaso de una publicación pudo llevarles al convencimiento de que no valían para la Literatura y, en consecuencia, dejaron de publicar. Algo así estuvo a punto de sucederle a uno de los dramaturgos ingleses más destacados –y también polémicos- de la segunda mitad del siglo XX.

Se trata de Harold Pinter (Londres, 1930-2008), quién, tras el mal recibimiento por parte de la crítica de su obra ‘La fiesta de cumpleaños’, se planteó abandonar el teatro. Sería el éxito de su siguiente pieza, precisamente ‘El guardián’, el que le animaría a seguir y legarnos un abundante corpus dramático que incluye veintinueve obras y que le otorgó el Premio Nobel de Literatura en 2005.

Cercano en sus inicios al “teatro del absurdo” de Samuel Beckett, no tardaría sin embargo en adquirir un estilo propio. Así, sus textos parten de situaciones aparentemente triviales de la vida cotidiana a las que la actitud peculiar de un personaje convierte en una amenaza para todos. Por otra parte, el teatro es diálogo pero también se alimenta de expresivos silencios y, en este aspecto, Pinter es un verdadero maestro. No en balde, se ha bautizado a su lenguaje como “pinteresco”. Además, fue actor y director escénico y ello le permitió conocer a la perfección otros recursos dramáticos como la distribución del escenario.

Todo ello produce un teatro en estado puro. En palabras de la Academia Sueca al concederle el Nobel: “Devolvió al teatro a sus elementos básicos: un espacio cerrado y un diálogo impredecible, donde la gente está a merced de cada uno y las pretensiones se desmoronan…descubre el precipicio que subyace en las diarias cuestiones cotidianas y fuerza la entrada a los cuartos cerrados de la opresión”. No cabe mejor definición para caracterizar ‘El guardián’.

En ella nos presenta a Aston, un hombre que ha padecido problemas mentales y que vive en una casa comprada por su hermano pequeño Mick, con quién mantiene unas relaciones tirantes. En el transcurso de una pelea, conoce a Davis, un vagabundo al que invita a pasar la noche en su vivienda. Pero éste resulta ser un “buscavidas” que se instala en ella y se propone aprovechar en su propio beneficio los problemas que existen entre los hermanos. Como decíamos, ‘El guardián’ fue el primer gran éxito teatral de Pinter y la obra que le animó a seguir estrenando, convirtiéndose en una de sus piezas más representadas.

Fuente: Web dedicada a Pinter.

Foto: Huntington Theatre Company.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...