La rosa tatuada, la perspicacia psicológica de Tennessee Williams

Puede hablarse con toda propiedad de una literatura sudista en Estados Unidos pero no en sentido político sino más bien social. La integran varios escritores que retrataron con maestría la vida en el profundo Sur norteamericano. Entre ellos y en el teatro sobresale Tennessee Williams, que en ‘La rosa tatuada’ nos presenta una interesante tragedia psicológica.

Con toda justicia, podría hablarse de una literatura sudista norteamericana. Sin embargo, esta afirmación no hace referencia a la política sino a la sociedad, al fiel reflejo de la vida peculiar en el profundo Sur estadounidense. En la novela, pocos la han recreado como William Faulkner con su mítico Condado de Yoknapatawpha e igualmente en el teatro ha sido Tennessee Williams quién nos ha legado las más logradas visiones de ella.

Y es que Thomas Lanier Williams (Columbus, Mississippi, 1911-1983) era un ciudadano del profundo Sur –el apodo de “Tennessee” se lo pusieron sus compañeros de colegio a causa de su fuerte acento sureño– que, cuando decidió dedicarse a la Literatura, optó por representar en ella la vida cotidiana que mejor conocía. Fruto de ello son varias creaciones dramáticas centradas no sólo en la sociedad del Sur sino –y de modo muy importante- en la psicología de las personas que la integran.

'La rosa tatuada' es una creación de Tennessee Williams

'La rosa tatuada' revela la perspicacia psicológica de Tennessee Williams (en la foto).

Porque Williams poseía una considerable perspicacia para comprender la mentalidad de sus conciudadanos, anclada en antiguas convicciones morales que chocaban frontalmente no sólo con la evolución de las costumbres sino también con sus propios impulsos. A todo ello responde fielmente ‘La rosa tatuada’, que nos presenta la vida de una joven de ascendencia siciliana, Serafina delle Rose, que trata de adaptarse a la vida de Nueva Orleans.

Serafina es una mujer pasional y fogosa que enviuda cuando su marido, un camionero, es asesinado por un policía. De acuerdo con las costumbres de la Luisiana, afronta su viudez como si la vida se hubiera acabado para ella y pretende que su hija haga lo mismo. Sin embargo, todo se trastoca cuando en su vida aparece otro camionero, Álvaro Mangiacavallo, que vuelve a despertar su corazón y también sus instintos. A ello se añade que la protagonista descubre una posible infidelidad de su marido.

Serafina se debate, en esos momentos, entre lo que señalan las convenciones sociales y lo que le piden su cuerpo y su mente. Todo ello en el marco de la voluptuosa Nueva Orleans y complicado por la aparición de Jack, un joven que mantiene relaciones con su hija y que cree que ésta le es infiel con el camionero. Williams sondea los recovecos de la mente de los personajes con extraordinaria perspicacia y maestría, dando lugar a un drama de profunda base psicológica, al tiempo que nos muestra lo asfixiante que puede ser la vida en el profundo Sur norteamericano. Es, sin duda, una obra magistral.

Fuente: Gradesaver.

Foto: L’interdit.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...