Mirando hacia atrás con ira, la sátira social de John Osborne

El estreno de Mirando hacia atrás con ira, del dramaturgo John Osborne constituyó un aldabonazo a las puertas del teatro británico y dio lugar a una corriente literaria, los ‘Angry Men’. La obra presenta la difícil convivencia de un joven matrimonio, Allison y Jimmy ante la frustración de éste último.

Hacia mediados de los años cincuenta del siglo pasado, el teatro británico padecía una parálisis que contrastaba con el vigor de su pariente el norteamericano. Si en éste brillaban figuras como Tennessee Williams o Arthur Miller, en aquél tan sólo las obras policíacas de Ágatha Christie tenían buena aceptación.

Al margen de ésta, autores como Noel Coward Christopher Fry o Terence Rattingan cultivaban una comedia de tono costumbrista y, en ocasiones, escritas en verso, lo cual constituía ya un anacronismo para la época.

Foto del Royal Court Theatre, donde se estrenó la obra

Escena del Royal Court Theatre, donde fue estrenada la obra

Es en este contexto cuando irrumpe –la palabra es adecuada pues su aparición fue toda una sacudida- un dramaturgo como John Osborne (Londres, 1929-1994), que hasta entonces había dado a la escena algunas obras que pasaron con más pena que gloria por los teatros británicos.

Pero el estreno de Mirando hacia atrás con ira en 1956 constituyó un aldabonazo a las puertas del drama inglés, hasta el extremo que la crítica calificaría a Osborne y sus seguidores posteriores como ‘jóvenes airados’ (‘angry men’ en inglés). Si las primeras representaciones pasaron desapercibidas –incluso recibió críticas negativas-, a los pocos días de su puesta en escena ya era un éxito de público sin precedentes, aunque bien es cierto que muchos de los que asistían lo hacían para denostarla.

Y es que esta obra, como todas las de Osborne, satiriza de forma inmisericorde las costumbres de la sociedad británica –el autor llegó incluso a poner en cuestión algo tan indiscutible en Inglaterra como la Monarquía– con un tono exaltado e irreverente. Pero también renovó el teatro británico.

La trama es, hasta cierto punto autobiográfica. Osborne estaba casado entonces con Pamela Lane, una mujer frívola, más interesada por el dinero que por su marido, al que engañaba con un dentista.

Por su parte, la historia se desarrolla en un pequeño apartamento en el que vive un joven matrimonio de distinta clase social. Allison es hija de un coronel retirado mientras que Jimmy Porter pertenece a la clase baja y, aunque es inteligente, se encuentra frustrado y lleno de rabia –sus parlamentos repletos de amarga ironía constituyen uno de los ejes de la obra-.

Y, a la vez, es esta frustración del protagonista la que encontraba perfecto encaje en un público joven y universitario que malvivía con contratos temporales cuando creían haber podido aspirar al triunfo social. No hace falta decir que, en este sentido, la obra, al margen de sus cualidades estéticas, posee aún hoy una actualidad extraordinaria.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Biografías y vidas.

Foto: Royal Court Theatre: Gary Ben Bridge en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...