Problemas con la herencia de Stieg Larsson

La muerte de Stieg Larsson ha dejado muchos problemas, principalmente con su herencia, pues las disputas entre su esposa (concubina en realidad) y el hermano del escritor, están al rojo vivo.

Stieg Larsson, el autor de la saga Millennium, cuando falleció en el año 2004, no sólo dejó a su familia, como al resto de nosotros, los libros que escribió sino también una suculenta herencia. Según la normativa sueca, y dado que su pareja Eva Gabrielsson y él no estaban casados, los herederos legales serían el padre del escritor, Erland Larsson, y su hermano pequeño, Joakim. Esta ha sido la causa de que se haya abierto una batalla por la herencia del escritor y, más aún, cuando las ganancias generadas por los libros han sido de casi 30 millones de euros.

Millennium sigue dando que hablar, ahora en tribunales

Después de la publicación del libro «Millennium y yo» escrito por Eva, Joakim parece haberse cansado de esta batalla hereditaria o al menos así lo afirma cuando dice que «la mayor tragedia es la muerte de Stieg. Lo que pasa entre Eva y nosotros, el hecho de que no podíamos hablarlo entre nosotros, es simplemente patético«. Este es sólo el comienzo de una serie de afirmaciones realizadas como respuesta a las declaraciones de Eva en su libro. Así pues, tanto Joakim como Erland responden punto por punto a algunos de ellos en la página web que han puesto en marcha.

Una de esas polémicas declaraciones es la que afirmó Eva cuando dijo que Stieg apenas mantenía contacto con su familia a lo que Joakim respondió que «eso no era cierto, pues se telefoneaban, escribían e iban a verse cuando podían«. También asegura que «no había nada de raro» en su relación.

La causa de una de las críticas que Eva realizó  fue un apartamento. Al parecer, la familia la amenazó con quitarle el apartamento de Estocolmo en el que habían vivido ella y Stieg. A esto, Joakim responde que «ella siempre supo que obtendría el apartamento«. Pues según Larsson, se hizo un contrato con ella para resolver la cuestión del apartamento. Otra de las cuestiones que resolvía este contrato, era el hecho de entregar el manuscrito del cuarto volumen de la serie Millennium a la editorial sueca Norstedts. Sin embargo, Eva se negó a este aspecto y consideró, según Larsson, que era una especie de chantaje: «el manuscrito por el apartamento«. Pero, según él, nunca se habló de que él se quedaría con el apartamento.

Ante estos hechos, la prensa sueca está dividida. Mientras que unos apoyan a Eva, otros apoyan a la familia Larsson mencionando que le ofrecieron dos millones de euros, además de un lugar en la junta que administra los derechos del autor, ante lo cual ella se negó pues quería tener la gestión completa de esos derechos.

Al margen de estas luchas por la herencia, una parte de los beneficios conseguidos por el libro han sido destinados a «Expo», la revista antirracista en la que trabajaba el autor. Ésta los dedicará a proyectos contra el racismo así como proyectos de asistencia a mujeres maltratadas.

Imagen: Diluvi en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...