‘Azul’, de Hugo Aqueveque

‘Azul’, de Hugo Aqueveque, es un relato de ciencia-ficción que logró el premio al segundo mejor relato del año 2004 de la revista digital ‘Oxigen’. Pero, también, es mucho más. Es una reflexión acerca de si merecerá la pena tanto avance científico cuando lo esencial del ser humano va por otros caminos.

El relato de ciencia-ficción siempre ha gozado de gran popularidad. Nos gusta imaginarnos como será el futuro y que nos deparará. Y, por otra parte, si leemos los periódicos con atención, no es tan complicado aventurar qué temas –hoy todavía embrionarios- alcanzarán desarrollo hasta convertirse en aspectos habituales de la vida futura. De hecho, ha habido escritores que han imaginado en el pasado, casi proféticamente, elementos de la vida cotidiana de hoy. Ejemplo ilustre de ello es, sin ir más lejos, Julio Verne.

Edificio futurista

Edificio futurista

‘Azul’ es un relato futurista en esta línea. Ambientado en el año 2128, nos presenta a Harry, un anciano de 156 años de edad, que goza de una excelente salud, después de numerosas operaciones de estética y de haber cambiado su sangre varias veces. Vive bien, merced a varios negocios que emprendió en su juventud. Además, los adelantos médicos hacen que morir sea muy difícil.

Pero Harry no es feliz. No puede serlo. Está solo. Añora a su familia, especialmente a su padre y sus excursiones a pescar, bajo un cielo azul brillante –el título hace referencia a ese azul-, que, hoy, con todos los adelantos, es imposible contemplar, pues se ha tornado en un gris ceniciento perpetuo.

Por ello, decide someterse a la casi única forma de morir posible en ese tiempo: el suicidio asistido.


En este sentido, aunque el relato es un cuento futurista, lo importante de él –a nuestro juicio- no es la especulación acerca de cómo será éste, sino una reflexión profunda sobre la vida del hombre en ese mundo deshumanizado. La pregunta que parece hacerse el autor es si merece la pena tanto avance científico, cuando la felicidad del hombre se fundamenta en otros aspectos, infinitamente más importantes que el puro cientifismo y la prosperidad material.

Una ciudad del futuro

Una ciudad del futuro

Si uno de los requisitos de la literatura es que nos haga pensar, este breve cuento, desde luego, lo logra. Y, además, está bien escrito. El autor maneja adecuadamente el lenguaje y los recursos expresivos, con un estilo apoyado en frases cortas y descripciones impresionistas, de unas pocas pinceladas, que retratan perfectamente la desazón vital del protagonista.

Por otra parte, sabe transmitirnos la melancolía y tristeza de Harry e identificarnos con él. Sin duda, se trata de un excelente relato. No es de extrañar que haya sido elegido segundo mejor relato del año 2004 por la revista digital ‘Oxigen’. Desconocemos si ha sido publicado en libro, pero, sin duda, lo merece. Hemos leído narraciones impresas mucho peores…y de novelistas conocidos.

Fotos: Edificio futurista: Shaqspeare (sic) en Wikipedia | Ciudad del futuro: Pathoschild en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...