Mafalda, una pequeña que odia la sopa

Mafalda, la creación del gran Quino, nació el 15 de marzo del año 1962, la historia de esta niña es muy particular, sus padres se conocieron cuando estudiaban juntos en la facultad, su padre un vendedor de seguros, suele entretenerse en su casa cuidando plantas (su pasatiempo favorito), su madre es una ama de casa que abandono los estudios para dedicarse a su hogar. La historia esta basada básicamente en unos niños que se divierten pensando como seria el mundo mas adelante.

¡Bueno, ché …si van a ponerse perfeccionistas!… decidí empezar este el que llamare el mejor articulo de mi carrera como Blogger (le llamo carrera porque me lo tomo en serio, vale) con esa frase, pues el autor de esa expresión fue un grande, quizás de todos el mejor, que si lo veo lo beso, no precisamente por lo guapo, sino por la emoción, y es que para una mujer que se ha pasado sus pocos años (24 para ser precisa) leyendo a Mafalda, ver a Joaquín Lavado (El gran dibujante argentino nacionalizado español hace algunos años), le causaría una gran impresión.

La trayectoria de Mafalda es incomparable, se viene desde los años 1964 hasta 1973 un libro creado mas para adultos que para niños, la pregunta ahora es ¿Cómo es que nace Mafalda? Bueno Mafalda nace como una historieta curiosa, Miguel Brasco, amigo de Quino, fue quien le daría el dato acerca de una agencia de publicidad en la cual estaban necesitando un dibujante capaz de urdir una tira cómica, basado en un comentario que este le hiciese acerca de querer dibujar una tira de chicos, brasco le diría a Quino: “par mi vos sos el indicado”.

Es así que Quino hace un boceto de una familia en la que se puede reconocer a Mafalda y a sus padres, pero respetando una de las reglas de oro de la agencia, que es, que los nombres de todos los personajes comience con la letra “M”.

El peculiar nombre de esta niña nace de una novela de David Viñas, titulada: “Dar la Cara”, ya que en esta novela se habla de una nena llamada “Mafalda”, es así que Quino adopta ese nombre para la protagonista de su tira, por parecerle un nombre alegre.

Así nace Mafalda, la cual en su primera parte da una muestra que su autor nunca se pensó a si mismo como un critico del mundo, y menos aun, tuvo expectativas de transformarlo, porque según sus propias palabras, no cree que “el humor transforme nada”.

Mafalda debuta oficialmente como tira el 29 de setiembre del año 1964 en la revista “Primera Plana”, donde se publica la tira hasta el 9 de marzo de 1965, en este periodo Quino produjo 48 tiras, haciendo dos tiras por semana. Luego de aparecer en la revista “Primera Plana” en el año 1964, aparecería en marzo del año 1965 en el diario “El Mundo”. Durante todo este tiempo Quino mantendría el boceto original de Mafalda y sus padres, ya en el mes de enero del año 1965 aparecería por primera vez Felipe. Felipe nació de la inspiración de un viejo amigo de Quino llamado José Timossi, el cual llamaría la atención de su creador, por sus graciosos dientes de conejo. Ya el 29 de marzo del año 1965, aparece el simpático Manolito el cual fue inspirado en el padre de Julián Delgado quien fuera propietario de una panadería situada en Cochabamba, en el histórico barrio de San Telmo, en el gran país de Argentina.

Susanita nacería el 6 de junio, este personaje no responde a un modelo de persona conocida por su creador. El 21 de marzo nace Guille, el simpático hermanito de Mafalda, inspirado en un simpático sobrino de quino que por esa época tenia 24 años.

Mafalda nació el 15 de marzo del año 1962, la historia de esta niña es muy particular, sus padres se conocieron cuando estudiaban juntos en la facultad, su padre un vendedor de seguros, suele entretenerse en su casa cuidando plantas (su pasatiempo favorito), su madre es una ama de casa que abandono los estudios para dedicarse a su hogar. La historia esta basada básicamente en unos niños que se divierten pensando como seria el mundo mas adelante.

Felipe, es un niño ingenuo, bueno, simple, algo torpe en el colegio, aunque esta en un grado mas que Mafalda ella se encarga de cuidarlo y trata de darle seguridad, Felipe tiene un papá que es ingeniero, y una mamá que siempre lo anda regañando.

Mafalda conoce al gordito Manolito (otro personaje) en el almacén de su papá, almacén del cual los padres de ella son clientes, Manolito y Mafalda van juntos al colegio, en el mismo grado, Manolito es uno de esos clásicos niños que siempre quieren tener la razón, y quizás algunas veces si la tiene.

Susanita, es un personaje soñador, la típica niña que sueña en casarse, tener hijos, y ser una abnegada ama de casa, ella siempre anda pensando en grandezas, a pesar de tener un padre que es vendedor de una fabrica de embutidos, cosa de la que no le gusta hablar, sin duda es el personaje que representa a todas aquellas personas que viven de apariencias, es por eso que Mafalda y Susanita no se llevan muy bien, porque Susanita nunca vive la realidad como la vive Mafalda.

El niño mas querido es sin duda Miguelito, un niño que pasa el día pensando cosas fantásticas, cursa un grado menos que Mafalda pero sin embargo siempre anda con ella.

El bebe del grupo es Guille, el pequeño hermanito de Mafalda, el engreído de todos los niños del grupo, al que siempre cuidan, ya que es muy especial para todos.

Y Mafalda el personaje principal (mi engreída) es la típica niña que ama a los Beatles, ve las noticias, lee, ve televisión (menos las series), juega ajedrez, al Bowling, las hamacas, juega y corre al aire libre en medio de la naturaleza, una niña que espera que su hermanito crezca, para ver con él uno de sus dibujos favoritos, el Pájaro Loco. Esta niña detesta la sopa, odia que le pregunten si quiere mas a su mamá o su papá, (a los cuales vuelve locos con las preguntas inquietantes que suele hacerles), detesta sentir calor y por supuesto es una fiel defensora de “La Paz”.

Mafalda sueña con ser traductora en la ONU, su idea esta basada en los sueños que tiene, uno de ellos muestra claramente la inocencia de esta niña de 7 años, la que quiere estar en medio de los embajadores cuando estos se reúnan para que cuando se peleen ella traduzca todo lo contrario, de esa manera sentirá que contribuye con la paz en el mundo. Aunque Quino decidió dejar de dibujar a Mafalda, claro sin ser tan determinante como para decir nunca mas, pero sin embargo dejo las caricaturas de Mafalda, porque no siente la necesidad de volver a dibujarla, argumentando que comenzaba a sentir que sus historietas se repetían, decisión con la que estoy de acuerdo, pues a través del tiempo prefiero conservar en mi memoria a esa Mafalda defensora de su verdad, sin llegar al hartazgo de la repetición.

Ahora Quino se dedica a otras cosas que aún siguen llamando mi atención, y por la cual sigue manteniendo mi admiración, claro esta que será difícil olvidar a Mafalda, esa niña que odiaba la sopa y no la comía como no se comía la política de su país. Quizás tanta admiración de mi parte tiene algo de identificación, ¿Será por el tamaño?.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...