El duende conversador de Alexandre Grin

Alexander Grin presenta en su cuento El duende conversador, a un ser elemental que no teme hablar con un humano porque necesita aliviarse del dolor de muela. Este duende le relata como Filip el esposo de Anny estuvo a punto de perder a su mujer por hablarle demasiado de su amigo Ralf. El duende hace partícipe a una piedra mágica que guía a Anny a un bosque donde se encuentra con Ralf. Solo la ética de Ralf hace que no traicione a su amigo Filip.

Alexander Grin (Rusia, 1880-1932) fue un escritor de fantasía y aventuras. En su cuento El duende conversador, narra como un duende con dolor de muelas cuenta al narrador la historia de un matrimonio, que peligra por la ingenuidad del marido. Filip habla mucho sobre su amigo Ralf, contando sus aventuras a su esposa Anny. Ella se enamora de Ralf sin verlo y Ralf de ella, pues Filip también le contaba sobre su esposa. Guiada por una piedra mágica, Anny encuentra a Ralf en el bosque y se besan.

No pasa nada más, porque al poco tiempo llegó Filip, quien muy alegre y oficioso, ofrece a Ralf quedarse con ellos. Ralf dice que se olvidó su equipaje y se retira por respeto a su amigo Filip, para no verse tentado a consumar la traición, para esto busca el pretexto de un negocio urgente. No se quiebra el matrimonio y mueren de ancianos, ella primero de pulmonía y luego él se suicida. El duende dice que no comprende y el narrador le responde que los humanos entienden más sobre el amor.

Los lectores que quieran leer gratis este cuento, disponen del siguiente enlace:

www.ciudadseva.com/textos/cuentos/rus/grin/duende.htm

 

El exceso de confianza: Filip habla todos lo días de su amigo con su esposa, Anny, el despierta la admiración en la muchacha por el desconocido. Filip trabajaba de día en la oficina de una cantera, para rematar el día esperando que su amigo Ralf retorne en su barco Simbad de tres mástiles, pero no contempla cuánto podría haber cambiado su amigo en el tiempo que no se habían visto. El duende confiesa al narrador que el observaba todo y que siguió a Anny al bosque mágico donde encontraría a Ralf.

Anny es guiada por una piedra mágica que va despertando en ella la conciencia del encuentro con Ralf. Ella era querida por el duende porque se portaba como los de su raza, tenía la costumbre de querer cazar peces con la mano, aparte era delicada y bella. El día que se encuentra con Ralf, el duende de patas de chivo la sigue para protegerla de las serpientes del bosque mágico. El matrimonio solo se salva por la ética de Ralf, quien desiste de quedarse con ellos para no terciar en la relación.


El duende atribuye la tentación de Anny a un efecto mágico y dice que los humanos no entienden estos secretos del alma, sin embargo, el narrador siente que el suicidio de Filip fue motivado por su verdadero amor hacia su esposa. Los duendes como seres elementales se han imaginado como observadores, traviesos y a veces hasta protectores de personas sensibles. La fragilidad de Anny hace que el duende quiera cuidarla y hacerla partícipe de su magia para que pruebe otros labios.

 

Lo que no comprende el otro: La falta de comprensión de la otra parte facilita el interés para el dialogo. El duende quiere saber porque el amor puede llegar a consecuencias fatales y el narrador está intrigado por la magia que dominan estos seres elementales. Sin embargo, mientras habla en la casa abandonada, el duende no dispone de ningún conjuro ni truco para librarse del dolor de muela y siente que lo único que lo alivia es conversar. El relato muestra otro duende, que no escapa a los humanos.

Se contrapone la razón al pensamiento mítico, la experiencia a las creencias de tiempos primordiales. El duende sabe que el narrador es un humano distinto y de una valoración negativa, pues lo llama “cazador, asesino de mis amigos”. Los duendes han cuidado de los bosques y la vida silvestre, tanto como las hadas. Grin se distancia de la admiración por la caza al juzgarla, es un avance en esta narrativa, ya que antes Turgueniev en su cuento Birouk la daba por sentada y admitida en las clases sociales acomodadas.

Conversar es compartir, lo que diferencia a este duende de los otros de su raza es la tendencia a charlar. El duende cuestiona la ficción y a sí mismo en un comentario meta literario al responder al narrador que no teme que el lo vea y conversen porque ningún otro humano le creerá. Se debe conceder al otro su verdad, su razón y en este caso, el duende valora más la conservación de la naturaleza. Esta evolución fue dolorosa en la narrativa rusa, pues aún escritores intelectuales apoyaban la cacería.

El lado mágico del amor: Ralf y Anny sólo se conocen de oídas por el intercambio que realiza con ellos Filip. El duende cree que la caída momentánea de Anny con Ralf es producto de la piedra mágica, que persuade su corazón. No está seguro de cómo Filip se decide a suicidarse después de perder a Anny, ya en la vejez. Muchas contingencias en la vida humana son atribuidas a algún efecto mágico, cuando fallan las explicaciones de la razón, pero la verdadera magia estuvo en la conservación del amor de la pareja.

El duende duda sobre si comprende el amor, pero se acerca a él al cuidar de Anny y ser protector de sus amigos los animales. El amor en el concepto del duende tiene carácter ecológico, para él, el bosque es lugar del amor, pues como locus amenus posee misterio y permite que ocurra la magia. El encuentro de Anny y Ralf es inevitable, ambos siguen el camino del bosque que lleva a la piedra mágica. El efecto de este amor es cortado por Ralf a tiempo para no traicionar a su amigo.

El duende funciona como un estado de conciencia mayor que el de los esposos, pues los observa y los comenta. El es la única fuente de conocimiento sobre la historia de la casa abandonada, desde que vivió el esplendor de su actividad, siendo ocupada por Anny y Filip hasta que quedó en el olvido. La historia puede servir como ejemplo ante el narrador, para advertirlo de no cometer el error de Filip con alguna mujer. La relación terciada no prospera porque no se desarrolla ningún vínculo.

Conclusión: El duende informa del registro de acontecimientos de una casa abandonada, donde solo el amor y la lealtad por el amigo evitaron quebrar un sólido matrimonio. El duende quiere hacer primar el influjo de la magia en lo que pudo haber sido un romance precipitado. El narrador no descree al duende pero considera que el amor como sistema de relaciones, causas y efectos tiene sus propias reglas y también sus medios para solucionar la emergencia de una crisis de la pareja.

Fotos:

«AlexanderGrin» de upload.wikimedia.org

«duendes1» de ladruida.com

«duendes5» de blogs.elcomercio.com.pe

«elementales_duende» de jorgeolguin.org

«duende2» de i286.photobucket.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...