El informe de Brodie, el cosmopolitismo de Jorge Luis Borges

Algunos escritores son fundamentales en el devenir de la literatura de su país. Y ello, además de por su calidad literaria, porque su obra aporta nuevas cualidades a aquélla. Éste es el caso de Jorge Luis Borges en las letras argentinas e incluso hispanoamericanas, pues les añadió el componente de cosmopolitismo que les faltaba.

Algunos escritores son imprescindibles en el devenir de la literatura de su país. Y ello no sólo por su calidad sino también por lo novedoso que aportan a aquélla. Por ejemplo, las letras españolas no serían lo mismo sin los contenidos existenciales de Miguel de Unamuno ni las francesas sin el esteticismo decadente de Marcel Proust, que las rescató del Naturalismo.

Igualmente, las argentinas –y aún las hispanoamericanas– estarían incompletas sin la creación de Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 1899-1986), uno de los escritores más originales que hayan existido. Porque, en un momento en que la literatura del Nuevo Continente se hallaba volcada en contenidos autóctonos con la llamada novela indigenista, Borges le aportó el cosmopolitismo y la elevación metafísica.

Jorge Luis Borges se inició como poeta

Jorge Luis Borges se inició como poeta. En la foto, una selección de sus composiciones.

Él mismo lo señaló, al afirmar respecto a la idiosincrasia hispanoamericana, «creo que nuestra tradición es toda la cultura occidental». Sin duda, sabía de que hablaba, pues era un auténtico erudito, un hombre de vastísima cultura, que optó por volcar sus conocimientos en la creación literaria. Además, había estudiado en Europa y militado en su juventud en algunas de las vanguardias que en ella se desarrollaron a principios del siglo XX (fue él quien llevó el Ultraísmo a Argentina). Entonces se hallaba volcado en la creación poética pero, indudablemente, lo mejor de la obra borgiana son sus relatos breves.

Escribió gran número de ellos, que iba agrupando en distintos libros como ‘Ficciones’, ‘El Aleph’ o ‘El libro de arena’. Y en todos, además de una excepcional calidad literaria, nos brinda un juego intelectual que, a veces, convierte estos cuentos en textos de difícil lectura. Porque muchos de ellos se encuentran a medio camino entre la ficción y la reflexión filosófica. Otras veces, Borges nos pone trampas: presenta a un supuesto erudito que ha recopilado cierta información con objeto de comprobar nuestros conocimientos, para ver si somos capaces de desentrañar el engaño.

Algo de todo ello hay en ‘El informe de Brodie’. El narrador descubre una crónica de un tal David Brodie y se dispone a traducirla. Resulta ser el relato de un misionero escocés que cuenta en él su convivencia con una supuesta tribu salvaje, los Yahoos, cuyas prácticas brutales le llevan a concluir que se trata de un grupo humano que, en vez de progresar, está involucionando. Mediante la ficción, Borges realiza profundas reflexiones antropológicas y éticas y, en un sentido más velado, también políticas y filosóficas. Él mismo reconoció que su relato se inspiraba en ‘Los viajes de Gulliver’, de Jonathan Swift.

Fuente: Biografías y Vidas.

Foto: Brewbooks.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...