‘El país de los ciegos’, de H. G. Wells

‘El país de los ciegos’ es una novela de H. G. Wells publicada en 1899. A diferencia de otras muchas suyas, encuadradas en el género de la ciencia ficción, ésta nos presenta una terrorífica alegoría del comportamiento de la sociedad ante quién es diferente, a través de la llegada de un explorador a una tribu donde todos son ciegos.

A fines del siglo XIX, los extraordinarios avances científicos obtenidos en los años anteriores propiciaron la creencia de que el Hombre era capaz de lograr cualquier adelanto que se propusiera.

H. G. Wells

H. G. Wells

Esta fe en la capacidad humana originó, en el campo literario, la aparición de la narrativa de ciencia ficción. Escritores dotados de enorme capacidad imaginativa especulaban en sus obras acerca de la posibilidad de conocer regiones inexploradas –incluso otros planetas-, de inventos fantásticos o de sucesos increíbles. Es proverbial el caso de Julio Verne, pero no fue el único.

Otros de ellos fue Herbert George Wells (Bromley, Condado de Kent, 1866-1946), con la particularidad de que éste dota a sus escritos de un contenido filosófico ausente en los de Verne. Así, reflexiona sobre los límites éticos de la ciencia en obras como ‘La isla del doctor Moreau’ o en ‘El hombre invisible’ o sobre las posibilidades futuras de la Humanidad en ‘El destino del homo sapiens’. En este último sentido, se aprecia en sus escritos un progresivo pesimismo respecto a la sociedad contemporánea, que le llevaría a redactar, en sus últimos años, novelas de profundo contenido social.

‘El país de los ciegos’ (1899) podría incluirse en la segunda línea narrativa señalada, pues viene a ser una alegoría fantástica y un tanto terrorífica sobre el conocimiento humano y la sociedad, que estrangula a quién sobresale en este sentido.


Un explorador, Núñez, recorriendo los Andes ecuatoriales, va a caer en un pueblo donde todos sus habitantes son ciegos. Animado por un espíritu didáctico, decide quedarse en el poblado y enseñar a los nativos qué significa ver y qué hay más allá de sus tierras.

Una imagen del Condado de Kent, donde nació Wells

Una imagen del Condado de Kent, donde nació Wells

Pero, ante sus explicaciones, los improvisados discípulos se irritan, considerando lo que les cuenta como ideas perversas. Además, los ciegos, que habían desarrollado poderosamente sus restantes sentidos, consideran torpe a Núñez, quién carece de sus capacidades. Por ello, consultan al consejo de ancianos qué pueden hacer para curarlo. Éstos culpan a su capacidad visual de la ignorancia que lo mantiene ‘en la oscuridad’ y, por ello, recomiendan extirparle los ojos.

Como vemos, se trata de un relato simbólico y alucinante, que muestra cómo la comunidad somete al diferente a sus creencias, tratando de eliminar aquello que lo hace distinto. En cuanto a contenido, se trata de una obra excelente. No obstante, la prosa de Wells queda a la zaga, pues el autor británico –como él mismo reconocía- no estaba especialmente dotado para la literatura.

Fotos: H. G. Wells: Lupo en Wikipedia | Condado de Kent: Kurpfalzbilder.de en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...