Removiendo la tumba de Edgar Allan Poe

Es bastante sórdido, en poco tiempo nos enfrentamos al bicentenario de su nacimiento (enero de 2009) y varias ciudades americanas se disputan los huesos de Poe corroídos por los gusanos desde 1849.

Lo que es cierto es que parece una persona que no estuvo mucho tiempo en alguna parte. Reanudamos. Se entierra al escritor en Baltimore, el lugar de su muerte y la ciudad en la que parecen que debía estar.

Ahora bien, desde un año, un tal Edward Pettit, universitario de Philadelphia especialista de su obra, considera que es en su ciudad donde tendrían que llevar sus huesos, que hay varios de sus grandes libros cuyos manuscritos descansan allí (Doble asesinato en la calle Morgue, la caída de la casa Usher, la máscara de la muerte roja, el gato negro…) y que la atmósfera criminal de Philadelphia de ese tiempo le ha inspirado en sus novelas policíacas.

Por eso hizo un llamamiento a sus conciudadanos de Filadelfia, que incluso fue publicado en el diario local para que realicen una acción conjunta con la que reclamar los restos y trasladar el ataúd.


Eso si le deja Jeff Jerome, el conservador de la Casa de Poe en Baltimore, que está dispuesto a convertirse en John Wilkes Booth, al asesino de Lincoln, que tiene absolutamente claro que no va a volver a salir con las manos vacías del cementerio. El señor Jerome aviso tranquilamente de que si alguien intentaba un abuso de autoridad sobre los restos de Poe, en una llamada telefónica, él podría movilizar una cincuentena de personas para defender la integridad mórbida del ilustrísimo escritor.

El hombre de Philadelphia no es el primero en querer hacer viajar los restos del gran peregrino. Los descendientes de Poe habían concebido desplazar su tumba a Brooklyn donde nació El Cuervo. Historiadores proponían Richmond, en Virginia, ya que había comenzado su carrera literaria allí. La isla de Sulivan, cerca de Charleston, en Carolina del sur, también mostró su interés.

Básicamente, el único sitio donde no le reclaman es en Boston, su ciudad natal. Escribió tales horrores sobre la ciudad que no existe ni una mala estatua o un museo en su honor en toda la ciudad. Bueno, sí que podéis encontrar una placa en la casa donde nació.

Puedes descargar las obras más importantes de Poe en la página del enlace.

Imagen: Foto de la tumba de Edgar Allan Poe en Baltimore

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...