El delirio de una realidad reflejada por Laura Restrepo

Delirio es una historia de amor, de país y de búsqueda interminable. La trama de la novela es sencilla, mas no el desarrollo de la historia. Es una historia de amor, de espera, de una desesperación intensa. Aguilar, el personaje principal de la novela, transcurre a lo largo de la historia buscando el origen de la locura, al parecer definitiva, de su esposa Agustina. El hilo argumental es incesante emocionalmente, mantiene al lector fiel en su atención, con un ritmo pincelado Laura Restrepo logra cautivarnos con cada descripción, con cada dialogo y escena de la novela.

Delirio es una historia de amor, de país y de búsqueda interminable. Llegó este libro a mis manos hace buen tiempo, y la primera lectura fue cautivante, algunos meses después. La segunda repasada fue indispensable y la tercera de puro placer. Una obra deliciosa, llena de permanentes tramos y giros que agitan al lector, no de cansancio sino de sobresaltos incesantes.

La trama de la novela es sencilla, mas no el desarrollo de la historia. Es una historia de amor, de espera, de una desesperación intensa. Aguilar, el personaje principal de la novela, transcurre a lo largo de la historia buscando el origen de la locura, al parecer definitiva, de su esposa Agustina. Al lector le llevará 342 paginas descubrir la verdadera causa, a Aguilar le costará toda una vida llena de ilusiones y decepciones, todas y cada una aferradas al increíblemente poderoso sentimiento llamado amor.

Aguilar está casado con Agustina desde ya varios años, ella es su segunda esposa. Cuando la novela inicia Aguilar se encuentra desempleado, él había sido profesor en una universidad colombiana. Es un hombre mayor para Agustina, desciende de una clase social baja, más bien pobre y ha vivido gran parte de su vida esforzándose para darle una vida digna a sus hijos y al amor de su vida, Agustina. Pero no lo ha logrado. Ella representa su segundo compromiso, anteriormente ya se había casado y tenido hijos con otra mujer, a quien abandonó junto a sus pequeños hijos. Pese a esto la relación con sus dos descendientes intentaba ser buena.

Precisamente el relato se inicia cuando Aguilar regresa de haber pasado unos días de campo con sus hijos, a solas, como rescatando esa necesidad del padre. Aguilar se ha dado cuenta que pese a que ama a sus hijos, los ha ido dejando de lado debido al amor desbocado que siente por Agustina, por eso el viaje es un intento por recuperlos. Sin embargo, a su regreso, encontraría a su mujer sumergida en la locura.

Agustina es una jovencita, mucho más joven que Aguilar y mucho más afortunada en riquezas, desciende de una familia adinerada y se enamoró y casó con Aguilar en contra de la decisión de toda su familia, es una hermosa mujer que desde pequeña a sufrido de trastornos mentales. Una joven con una vida inicial bastante ligera, amante de la marihuana y de una relación fraternal poco normal con su hermano menor, muchacho que terminaría siendo homosexual de grande, precisamente por ésta relación heterodoxa con Agustina desde pequeños.

Otro de los personajes que determina el transcurrir de la obra es el Midas, un narcotraficante de armas tomar, dedicado a servir a Pablo Escobar, uno de los grandes del cartel colombiano. Tuvo hace muchos años, alrededor de unos quince, una aventura amorosa con Agustina, tiempo en el que no volvería a verla hasta el transcurso en que la novela desarrolla la historia.

Laura Restrepo – foto obtenida de Wikimedia, autor: Academie.

El Midas es apuesto, de buena piel y buen vestir, tiene entre sus propiedades un gimnasio, razón por la que su físico es algo envidiable. Si bien de niño fue pobre, mientras fue ingresando al negocio del narcotráfico acumuló su fortuna y la costumbre de disfrutar de la vida. Fue con el Midas que Agustina se hizo compañía la noche antes de perder la razón.

Luego esta la tía Sofi, lejana de Aguilar siempre, pero posteriormente cercana a las desventuras que el esposo debe pasar para descubrir finalmente qué pudo pasar para que su esposa se vuelva loca. Se aparece en casa de los esposos sin previo aviso y para sorpresa de Aguilar, se toma a cargo el cuidado de Agustina mientras dure su delirio. Constantemente y en largas conversas acompañadas por buen ron, la tía Sofi intenta darle explicaciones de la locura de Agustina, le va contando a Aguilar partes de la vida de sus esposa y desenredando rasgos desconocidos hasta entonces para Aguilar.

También se hace importante en la historia el personaje conocido como La Araña, un empresario de buena fortuna en Colombia que tiene parálisis y es el intermediario para el negocio de la venta de drogas. Pero feliz para la pareja de esposos. Resulta, una historia de amor llevada al ritmo del delirio, de los pequeños pasos de un baile que empieza en la sinrazón y se vuelve tiernamente una excusa para fortalecer un sentimiento inexplicable para el corazón: el amor.

La obra es un poco complicada para leer, esto debido a que entreteje varios tiempos narrativos, el de Aguilar y del Midas, que es el presente, el de Agustina que es el pasado de su infancia y el del abuelo que cuenta un pasado mucho más lejano. Estas tres líneas narrativas confluyen a alo largo de toda la historia y resultan una interesante manera de contar el origen, el desarrollo y final de la locura de Agustina.

Agustina se torna loca cuando Aguilar la encuentra en un cuarto de hotel, no lo reconoce ni da explicaciones de lo que pasó en aquella habitación. Aguilar empieza entonces con una interrogante que va deshilando a lo largo de toda la novela, qué le pasó a su mujer en ese cuarto de hotel.

Poco a poco, gracias al argumento narrativo de cada uno de los personajes, nos vamos encontrando con pequeñas historias que van dando sentido a la locura de Agustina, y sobre todo, al hecho que la llevó a terminar en un cuarto de hotel. El hilo argumental es incesante emocionalmente, mantiene al lector fiel en su atención, con un ritmo pincelado Laura Restrepo logra cautivarnos con cada descripción, con cada dialogo y escena de la novela.

Cada personaje libra su propia batalla, cada historia genera una nueva y cumple con completar el rompecabezas, con responder a los orígenes de la locura de Agustina. El desenlace de la novela es inesperado.

La novela es pasión, es romance, es ternura, es locura y delito camuflado por el misterio. Una historia cautivante hasta la ultima frase. Un delirio que no alcanza a ser comprendido ni por la razón ni por la pérdida de la misma.

Enlace de Interés:

Para leer o descargar la obra puedes dirigirte a la Web de Bibliotecas Digitales.

Créditos:

Imagen 1: obtenida de Wikimedia, subida por Juanpdp, autor: Cot, Pierre-Auguste, origen: Artenewral.

Imagen 3: obtenida de Wikimedia, autor: Godward, John William, subido por: Grendelkhan, origen: Art Renewal Center Museum.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...