La isla del doctor Moreau, de H. G. Wells, un experimento atroz

El británico Herbert George Wells es uno de los novelistas de ciencia-ficción más famosos. Abordó temas como las invasiones extraterrestres o los viajes en el tiempo. Sin embargo, en La isla del doctor Moreau, trata de alertar sobre los peligros que tiene el cultivo de la Ciencia al margen de la ética.

La filosofía positivista que imperó a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX condujo a una fe casi ciega en la Ciencia. Por ello, no es de extrañar que surgieran escritores cuya base temática fuera la especulación científica.

Foto de Herbert George Wells

Herbert George Wells

En los casos de más talento –como por ejemplo el de Julio Verne– ello desembocó en obras casi proféticas que adelantaban descubrimientos futuros y escritas con indudable calidad literaria. En suma, en el surgimiento de la literatura de ciencia-ficción, que tan enorme éxito alcanzaría con el tiempo.

Se trataba de escritores visionarios –aunque posterior, Aldous Huxley sería otro buen ejemplo– que, en muchas ocasiones también utilizaron sus creaciones para alertar de los peligros de cultivar una ciencia sin ética, que llevaría a la civilización humana a su exterminio como tal y convertiría al Hombre en mero instrumento y, como tal, en un esclavo.

Otro de estos geniales autores fue el británico Herbert George Wells (Bromley, 1866-1946), también un visionario, que especuló con avances científicos tales como los viajes en el tiempo o con sucesos extraordinarios como una invasión extraterrestre (en su relato La guerra de los mundos que, llevada a la radio por Orson Wells produjo una oleada de pánico en Estados Unidos).


Pero Wells fue también un hombre de profundas convicciones éticas. Militante de la Sociedad Fabiana, que preconizaba una suerte de socialismo utópico ajeno al marxista, mostró siempre preocupación por los desvalidos. Pero también quiso advertir, como los citados anteriormente, sobre los peligros que acarrearía una Ciencia que se desarrollase al margen de principios éticos.

Lo llevó a cabo en su novela La isla del doctor Moreau publicada en 1896, que cuenta la historia de Edward Prendick, náufrago del ‘Lady Vain’ que arriba a un islote en el que se halla refugiado el doctor Moreau. Éste ha sido expulsado de su trabajo en Gran Bretaña por llevar la experimentación con seres vivos demasiado lejos.

Foto de Bromley (Reino Unido)

Una vista de Bromley, ciudad natal de Wells

Despreciado por la comunidad científica, ha continuado en aquella soledad sus investigaciones. Libre de todo control, ha llevado éstas hasta límites aberrantes, mezclando diferentes animales e incluso a éstos con seres humanos. El resultado son auténticos monstruos.

Se trata, por tanto, de una obra de ciencia-ficción. Pero también de un alegato ético que, como decíamos, trata de advertir sobre los riesgos que tiene para la civilización humana la utilización de la Ciencia con fines espurios y ajena a todo control de la ética. No es la mejor novela de Wells pero, aunque solamente sea por su profundo mensaje, merece la pena.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: El Kraken.

Fotos: Herbert George Wells: JasonAQuest en Wikimedia | Bromley: Nigel Cox en Geograph.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...