¿Cómo leer más rápido? Consejos que te ayudarán a conseguirlo

La práctica es clave

Si la lectura es una de tus grandes pasiones, seguro que en más de una ocasión te has sentido abrumado por la gran cantidad de títulos que hay disponibles en el mercado. Prácticamente a diario se lanzan nuevos libros de diferentes géneros, y a veces resulta complicado leerlos todos por falta de tiempo. Si te sientes identificado con esta situación, a continuación te contamos una serie de consejos muy sencillos para leer más rápido.

Ahora bien, no se trata simplemente de acelerar la velocidad de lectura, sino de hacerlo sin que esto afecte a la comprensión del texto. ¿Qué sentido tendría leerte una novela en tres o cuatro días si realmente no has comprendido la historia?

Tipos de movimientos en la lectura

Lo primero y más importante es saber los diferentes tipos de movimientos que existen a la hora de leer.

Uno de ellos es el conocido como movimiento sacádico, que se refiere a los movimientos rápidos que realiza el ojo para captar la totalidad de una determinada escena. Gracias a este movimiento, los ojos son capaces de construir un mapa visual de lo que tienes delante. Haz este ejercicio tan simple: coge un bolígrafo y sujétalo justo frente a ti.

Luego, traza un recorrido muy lento de izquierda a derecha, deteniendo el objeto en diferentes puntos un par de segundos. Si lo haces de forma adecuada, notarás como tus ojos tratan de ajustarse en cada parada.

A continuación repite el mismo movimiento, pero sin hacer paradas. Mueve frente a ti el bolígrafo lentamente de izquierda a derecha, haciendo una línea invisible y continúa.

Consejos para leer más rápido

Ahora que conoces los diferentes tipos de movimientos de ojos que existen, te explicamos cómo puedes leer más rápido de manera sencilla.

Lo primero es utilizar un marcador a modo de guía. Si no tienes un lapicero a mano, puedes utilizar tu dedo. Cuando estés leyendo, pasa el marcador por las líneas del libro. Quizá al principio te parezca un poco complicado, pero con el tiempo sabrás aprovecharlo.

El siguiente paso consiste en hacer la fijación ocular guiándote por el marcador en el centro de la palabra, en lugar de leer sílaba tras sílaba como se suele hacer normalmente. Y, por último, intenta captar la información a cada vez mayor velocidad. Empieza con una palabra y aumenta la velocidad de manera progresiva.

Del mismo modo que en cualquier otro ámbito de la vida, la práctica es clave.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...