‘El enigma del jardín salvaje’, de Mark Mills

El Renacimiento siempre ha ejercido una atracción irresistible sobre el mundo de la literatura. Como hiciera Mújica Laínez con los jardines de Bomarzo en su novela homónima, ahora Mark Mills adopta la magia de estos vergeles para construir una trama policíaca en la que se unen crímenes presentes con otros cometidos en el siglo XVI.

El Renacimiento siempre ha ejercido una atracción irresistible sobre el mundo de la literatura. Su exaltación del Hombre como centro del Universo y sus maravillas artísticas lo hacen, indudablemente, muy atractivo para cualquiera que tenga sensibilidad y el escritor debe tenerla por obligación.

Foto del libro

Portada de la obra

Buen ejemplo de ello es la novela Bomarzo, de Manuel Mújica Laínez, en la que, con la excusa de los jardines renacentistas de ese nombre, el autor argentino realizaba un auténtico ejercicio de belleza estética y de recreación de aquel mundo luminoso que salía de la oscura Edad Media.

Fuente de inspiración similar parece haber tenido el británico Mark Mills para su narración ‘El enigma del jardín salvaje’, que ahora publica la Editorial RBA. Mills nació en Londres y tras graduarse en Historia en la prestigiosa Universidad de Cambridge, vivió en Italia como restaurador de antiguas mansiones. De regreso a su país, trabajó como guionista de cine, hasta que se decidió a dedicarse a la literatura, muy especialmente a la novela policíaca.

Su primera obra popular fue El crimen de Amagansett, aparecida en 2004 y que, ambientada en la posguerra de 1945, narra un misterioso asesinato sucedido en un pequeño pueblo de pescadores de la costa norteamericana cuyo modo de vida está cerca de desaparecer, absorbido por el progreso.


Como decíamos, ahora RBA publica ‘El enigma del jardín salvaje’, que nos traslada a la Italia de 1958. Crispin Leonard es un prestigioso profesor de Cambridge obsesionado por descubrir qué misterios encierra el jardín renacentista de Villa Docci, situado al sur de Florencia y creado en honor de Flora, joven esposa del aristócrata Federico Docci.

Al parecer, oscuros crímenes han sucedido en él –tanto en el siglo XVI como más recientemente, con motivo de la ocupación alemana-. El profesor halla su instrumento en la figura de su discípulo Adam Strickland, que se traslada allí y entra en contacto con Francesca, descendiente de los Docci.

Foto de los jardines de Bomarzo

Detalle de los jardines renacentistas de Bomarzo

La influencia de los jardines irá sumiéndolo en un delirio onírico, en una historia de crímenes y amores cuyo mayor valor es la hermosa evocación del Renacimiento y de los míticos vergeles monumentales que aquella nobleza edificaba.

Tras esta obra, Mills ha publicado en Gran Bretaña ‘El oficial de información’, ubicada en la Segunda guerra Mundial y en la isla de Malta, donde -por si la guerra fuera poco- comienzan a producirse una serie de asesinatos de mujeres. Pero -que sepamos-, hasta ahora no ha sido traducida al Castellano.

Fotos: Portada: Tomada de la web de la editorial | Jardines de Bomarzo: Bobfog en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...