Ensayo de la ceguera

Ensayo de la Ceguera es la obra más querida del ganador del premio Nobel José Saramago. Una obra que nos hace reflexionar sobre la naturaleza humana y el orden social.

Hace ya algunos años, los lectores de todo el mundo quedamos fascinados con una novela tan profunda y a la vez tan simple como lo fue el Ensayo sobre la ceguera de José Saramago, un escritor de origen portugués que desde muy joven tuvo vocación para la lectura a pesar de sus escasos recursos económicos y las dificultades familiares que aquejarán su vida muy corta edad.

El ensayo sobre la ceguera es un libro rico en metáforas, y se podría incluso decir que es como una alegoría que describe la situación de «ceguera universal» mantenida en nuestra sociedad contemporánea, la cual es movida por ambiciones egoístas que forman una analogía con la condición del hombre civilizado a la de cualquier animal, el cual por su parte, movido por sus instintos de «supervivencia» sólo piensa en sí mismo como un ser sin «humanidad».

La temática universal es irrefutable en el libro de Saramago, a través de sus ejemplos pone en duda la valides del sistema de vida de los seres humanos, la «ceguera» en la obra es un estado que traspasa lo corporal, para llegar a lo más profundo del hombre: su alma. Desde este punto de vista podemos decir incluso que Saramago no nos habla de una ceguera física, sino de una falta de conocimientos y normas que vuelven ciega nuestras almas, convirtiéndonos en seres que carecen de la capacidad de demostrar valores tales como el respeto, la justicia, la camaradería entre otras de las que cuya ausencia se hace énfasis en la obra.

El argumento nos cuenta de una epidemia que causa una extraña «ceguera blanca», esta epidemia no tiene una forma específica de transmisión y es en otros aspectos totalmente desconocida. Debido a todos estos problemas sin solución aparente se encierra a todos los afectados en cuarentena, siendo tan grande la dificultad que se intuye que probablemente la epidemia halla tornado un matiz más global y se halla convertido de esta forma en una pandemia.



La historia se realiza casi íntegramente en los recintos de la zona en cuarentena, allí encontramos a todos los personajes propios de la sociedad contemporánea encerrados por obligación: ladrones, prostitutas, mujeres embarazadas, profesionales, amas de casa, doctores, entre otros más que le dan un carácter universal como alguna vez lo hizo Calderón de la Barca en el «Gran teatro del mundo».

La obra en sí es compleja; el autor mantiene el anonimato de los nombres de todos los personajes, refiriéndonos solamente ciertas características que nos ayudan como datos que mantienen la individualización de estos, pero que a la vez nos señalan que podrían ser cualquiera, de tal forma que se nos presentan como unos seres propios de toda sociedad y no individuales, lo cual lleva al hecho de no encasillar a los personajes dentro de lo que serían ellos mismos y más bien postularlos como un ejemplo que trasgrede sus características a favor de un conocimiento más general. Esta complejidad denota sobre todo la intensión del autor por hablarnos de los problemas globales a través de lo que la conforman, es decir, personas comunes y corrientes que intervienen en una sociedad formada por el hombre.

Por otro lado también podemos señalar como se mantiene esa sensación de opresión en todo el texto, para lo cual Saramago utiliza no solo los recursos del argumento sino también de la disposición de las palabras, pues se podrá observar como es que en toda la obra no sólo la extensión de los capítulos son muy largos sino que también los párrafos son de gran longitud, lo cual lleva al lector a leer todo de corrido sin poder descansar las ideas a través de los puntos que ponen fina estos, llegando de esta forma a ser «bombardeado» sin cesar por las ideas que el autor transmite en la obra a través de la historia.

Esta obra esta llena de trampas que nos atrapan en la lectura, haciéndonos sentir más inmersos en ella y llegando compartir con los personajes la sensación de encierro que sufren por un mal que nunca buscaron pero que sin embargo los aqueja.

El tema de la ceguera es, como señalamos al principio, algo más complejo que simplemente un problema corporal, aquí la ceguera es comparable al estado de ignorancia del individuo en la sociedad, que al igual que los ciegos del libro de Saramago, tratan de organizarse de una forma poco civilizada, donde la idea de humanidad no existe y aquel que tiene más poder es el más apto para sobrevivir.

El encierro de los personajes que sufren de esta epidemia es precisamente la presencia obligada por parte de todos en una sociedad en la que se carece de la verdad reveladora que nos da la luz, se podría decir que para el autor el hombre es un ser «encerrado» en una cuarentena «obligada», aislados de cualquier tipo de maestro o conocimiento que nos ayude a descubrir las cosas, estamos obligados a sobrevivir en este mundo.

Otra idea es también la de decadencia, la idea de carencias que se sugiere a través de la discapacidad física que supone la ceguera, el hombre que El ensayo sobre la ceguera representa es un hombre de una sociedad enferma, que ha perdido la forma en como captar bien las cosas, es un hombre «ciego», por lo cual trata de sobrevivir dejando de lado la humanidad que tenía cuando podía ver y quedando de cierta forma con el «alma desnuda» mostrando así instintos más animales, como lo es el de supervivencia, presente en toda la obra.

Sin embargo Saramago nos da fe de un personaje que puede ver, el cual es el único que al parecer no contrajo la epidemia, pero además nos muestra de la impotencia de este personaje, quien a pesar de poder ver no puede solucionar los problemas de los que lo rodean sino que se limita a guiarlos sin que los demás se den cuenta que su vista está intacta, este personaje es el testigo de todas las crueldades del hombre, y representa la impotencia de saber la verdad, pues esta verdad no le es útil a final de cuentas, frente a un montón de ciegos que luchan por sobrevivir. Saramago nos hace reflexionar sobre la pregunta de ¿cuál sería nuestra posición en tal caso?, El ensayo sobre la ceguera es un libro muy elaborado en tal sentido, que nos encierra en un mundo de ciegos para «abrirnos los ojos».

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...