‘La Biblia bastarda’, de Mario y Fernando Tascón

Mario y Fernando Tascón debutan con ‘La Biblia bastarda’, una doble historia sobre el descubrimiento del Códice Sinaítico y la misteriosa desaparición de la copia guardada en Biblioteca Nacional unos años más tarde.

Más de una vez nos habremos encontrado con libros o películas que hablan de documentos apócrifos capaces de hacer temblar todas las estructuras de la Iglesia tal y como la conocemos hoy en  día y que desde la cúpula eclesiástica quieren hacer desaparecer a toda costa. A priori, ‘La Biblia bastarda‘ puede parecernos un libro más que explota este argumento, pero nada más lejos de la realidad. En esta apasionante novela histórica, publicada por Planeta, los hermanos Mario y Fernando Tascón nos acercan la historia de la primera Biblia que se escribió, y lo hacen desde dos perspectivas separadas en el tiempo por casi 100 años.

Se trata de dos historias que aparecen intercaladas a lo largo de las 425 páginas del libro. Por un lado tenemos la búsqueda del Códice Sinaítico, ‘La Biblia bastarda‘, escrita en el siglo IV pero que hasta el siglo XIX estuvo escondida en un monasterio del Monte Sinaí. La otra historia nos sitúa en el Madrid de finales de la II República, concretamente al año 1934. Emilio Ruiz, un periodista del diario ‘La Voz’, comienza a investigar sobre el documento y la misteriosa desaparición del facsímil del Códice que había en la sede de la Biblioteca Nacional. Durante la investigación se verá envuelto en una intensa y apasionante trama de espías, empresarios con métodos más que dudosos y sacerdotes.

Curiosamente, Emilio Ruiz no fue el único que se encontró con dificultades para acceder al Códice Sinaítico. Cuando Mario y Fernando Tascón acudieron a la Biblioteca Nacional de España para consultarlo, les dijeron que no estaba allí. En realidad, el facsímil que aparece en la historia si que está en la Biblioteca Nacional, aunque está catalogado manualmente y se encuentra en la sala de Libros raros. El original de esta curiosa Biblia se encuentra en el British Museum, que en 1933 se lo compró a Stalin por la nada desdeñable cantidad de 100.000 libras, unos 6 millones de euros de hoy en día.

Pero… ¿qué es el Código Sinaítico? En las páginas de esta Biblia del siglo IV la vida y muerte de Jesucristo se relatan de una forma sensiblemente diferente a la que se hace en los Evangelios que conocemos hoy en día, unas diferencias que podrían suponer que los Evangelios se han manipulado a lo largo de los siglos hasta llegar a los actuales. Por ejemplo, en ninguna página del Códice Sinaítico se narra la ascensión de Jesucristo a los cielos después de muerte, una ascensión que si que aparece en el resto de Evangelios.

De vuelta al libro, nos situamos en el año 1859. Entonces, una expedición liderada por Constantino von Tischendorf y financiada por el zar ruso Alejandro II encuentra el Códice en el monasterio de Santa Catalina, a los pies del monte Sinaí, en el actual Egipto. El documento pasa a formar parte de los tesoros del zar, que manda realizar copias para regalarlas a las distintas cortes europeas, entre ellas la española. Después de sobrevivir a varios atentados el zar es asesinado, y su esposa, la zarina Catalina Dolgoruky, huye a París con una copia del Códice dejando el original en Rusia. Hasta aquí, la primera parte de la trama.

Avanzamos ahora hasta 1934. ‘La Voz’ se hace eco en una breve noticia de la compra del Códice por parte del British Museum y su llegada al museo londinense. Una noticia más que pasa desapercibida hasta que unos días más tarde llega a la redacción una carta de unos libreros ingleses que recriminan que no aparece su nombre pese haber sido los responsables de la compra-venta del Códice. La carta acaba en la papelera hasta que el censor del Gobierno llega a la redacción y se la lleva a escondidas. El único que se de cuenta de ello es Emilo Ruiz, que víctima de la curiosidad manda a Carrerilla, uno de los voceros del periódico, detrás del censor.

La curiosidad del periodista de ‘La Voz’ no hace más que crecer a medida que se suceden los acontecimientos: Carrerilla le explica que el censor le ha entregado un sobre al ministro de Gobernación, y Emilio Ruiz le pregunta sobre el documento a un marchante de antigüedades que le responde muy nervioso y es asesinado al poco tiempo. La corresponsal en Londres le remite a un sacerdote de la Compañía de Jesús, que entonces actuaba en la clandestinidad, y este le habla por primera vez del Códice, y le recomienda que vaya a la Biblioteca Nacional para consultarlo.

Allí, Emilio se encuentra con María, la bibliotecaria, uno de los personajes clave en esta historia, que no le permite consultar el documento pero que le invita a entrar a hurtadillas por la noche en la Biblioteca para hacerlo. Después de colarse en la Biblioteca, el periodista se da cuenta de que el Códice ha desaparecido, y junto a María comienzan una búsqueda que acabará en una relación personal. María le cuenta a Emilio parte de un pasado oculto que lo deja sorprendido, aunque no llegará a ser del todo sincera con él.

En un nuevo giro de guión, los falangistas entran en escena, y propinan una paliza al periodista de la que solo lo salva un hombre envuelto en un halo de misterio con acento extranjero. Mientras, María se esfuma completamente, y Emilio acaba detenido como sospechoso por la muerte del anticuario. Cuando recobra la libertad, es cada vez más consciente de que está envuelto en un complot que se extiende más allá de nuestras fronteras, y ve como una bomba está a punto de acabar con su vida y con la de Carrerilla, que resulta gravemente herido.

Una vez más, el espíritu periodístico de Emilio le lleva a indagar sobre la relación entre la agresión que recibe, la bomba y el Códice. Al final del camino aparece Gregorio María Izaola, un poderoso empresario industrial madrileño al que conocen en todos los prostíbulos de la capital, y que además tiene en su casa una gran cantidad de objetos antiguos y piezas de gran valor que ha conseguido con métodos no muy ortodoxos. Entre ellos está el Códice, aunque esto queda en un segundo plano después de ver el desarrollo de los acontecimientos.

De esta manera, nos encontramos con una apasionante doble historia que nos enseña la cara oculta del Madrid de 1934, una ciudad que era «una antigualla destinada al rastro», según el protagonista del libro y en la que también encontramos los entresijos de la corte rusa y el descubrimiento del códice. A partir de una historia real, los hermanos Tascón nos presentan una obra que se mueve entre la intriga y la historia, entre las aventuras y el amor, aderezada con un periodista, una misteriosa bibliotecaria, un empresario sin escrúpulos, matones, espías rusos, aventureros, la corte del Zar y, como no, la Iglesia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...