‘Ardores de agosto’, de Andrea Camilleri

La narrativa policíaca, si está bien escrita, es tan digna de consideración literaria como cualquier otro género. Así sucede con los relatos de Andrea Camilleri, cuyo comisario Salvo Montalbano es ya un clásico de la novela negra. Ahora ha publicado la última aventura del maduro comisario, ‘Ardores de agosto’, en la que se verá envuelto en un turbio caso que salpica hasta a la mafia.

Algunos teóricos de la literatura consideran a la novela negra un género menor. Los consideran relatos de puro entretenimiento cuya calidad estrictamente literaria es lo de menos.

Portada de la obra

Portada de la obra

A nuestro juicio, eso es absolutamente incierto. La narrativa policíaca, al igual que la histórica, la existencial o la puramente estética, tiene tanto valor literario como calidad a la hora de escribir posea su autor. Es decir, si quién la crea es un buen escritor, la obra será tan buena como cualquier otra; pero si su autor escribe mal, da lo mismo el género al que se acoja: su obra será siempre mala.

Viene esto a cuento porque nos proponemos hablar de un narrador de los primeros, de los de calidad: Andrea Camilleri (Puerto Empédocle, Sicilia, 1925). Guionista, director teatral y de televisión, fue un novelista tardío –su primera obra, ‘El curso de las cosas’, data de 1978-, pero hoy presenta una creación considerable.

Camilleri inicia en 1994 el ciclo novelístico de las aventuras del comisario Salvo Montalbano –al parecer, llamado así en honor al novelista policíaco español Vázquez Montalbán-, que, con el tiempo, se convirtió en personaje popularísimo en Italia y que ha pasado a la televisión, pues no hace mucho la R.A.I. ha rodado una serie protagonizada por él.


Montalbano es un policía de temperamento fuerte, un siciliano de pura cepa, respetuoso de la ley, aunque, a veces, para resolver un caso, la bordee. Amigo de la buena comida y las mujeres, es vitalista y socarrón y, como no podía ser de otro modo, su poca ortodoxia profesional le acarrea problemas con sus superiores.

La décima entrega del personaje acaba de ser publicada con el título ‘Ardores de agosto’ (Ediciones Salamandra, 2009). En esta ocasión, Montalbano ha alquilado una casa frente a la playa para su esposa Livia y unos amigos, que vienen a pasar las vacaciones bajo el asfixiante sol siciliano. Pero el plan se tuerce cuando, en la casa, aparece un cadáver en un arcón.

Porto Empedocle, ciudad natal de Camilleri

Porto Empedocle, ciudad natal de Camilleri

El comisario no puede evitar sumergirse en la investigación, que le hará llegar hasta una red de banqueros, políticos y empresarios que, bajo la tutela de la mafia, realizan todo tipo de actividades delictivas. Por si todo ello no fuera bastante, una tentadora veinteañera hará estragos en Montalbano.

Esta nueva aventura del popular policía continúa la línea de las anteriores. Camilleri combina a la perfección la trama policíaca con las cualidades de la buena novela, tendiendo sobre ella un velo de suave melancolía y regándola con amplias dosis de humor. Sin duda, sintetiza de modo impecable el entretenimiento, la intriga y la calidad literaria.

Fotos: Portada: tomada de la web de la editorial | Porto Empedocle: Gmelfi en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...