‘El barco faro’, de Siegfried Lenz

Un relato basado en su experiencia bélica que indaga en el conflicto entre deber y responsabilidad al tiempo que reflexiona sobre el orgullo del derrotado.

Barco de guerra

Tras la Segunda Guerra Mundial, varios escritores alemanes unieron sus fuerzas para intentar revitalizar la literatura de su país al tiempo que propugnaban valores como la democracia y el pacifismo e intentaban promocionar a sus colegas más jóvenes. En este sentido, incluso crearon un premio literario que se entregó durante varias ediciones. De manera informal se les denominó «Grupo 47» y, entre ellos, se contaban autores tan conocidos hoy en todo el mundo como Heinrich Böll, Paul Celan, Uwe Johnson o Günter Grass.

Y, junto a éstos, otra relevante figura de las letras germanas del siglo XX: Siegfried Lenz (Lyck, 1926), quien, como sus compañeros, había vivido el nazismo y participado en el conflicto bélico (en su caso, todavía siendo adolescente, en la Armada, de la que llegó a desertar tras el fusilamiento de un soldado acusado de sedición).

Por ello, uno de sus temas recurrentes es el ataque a los totalitarismos de toda índole que, evidentemente, no se acabaron con la derrota de Alemania. Firme partidario de la independencia del escritor respecto a todo compromiso político, no obstante, apoyó en varias campañas electorales al socialdemócrata Willy Brandt. En el mundo de las letras comenzó a adquirir renombre con un libro de cuentos sobre su Masuria natal titulado ‘¡Qué bello era Suleyken!’ y dos novelas, ‘Azores en el aire’ y ‘Duelo con la sombra’. Pero la crítica reconoce como su mejor obra ‘La lección de alemán’, publicada en 1968, que constituye un fresco de la Alemania nazi e indaga en el conflicto entre deber y responsabilidad.

Por su parte, ‘El barco faro’ apareció en 1960 y es fruto de su experiencia bélica. Nos encontramos en 1954 y la tripulación de un navío de guerra alemán anclado en el Báltico se dispone a pasar su última noche de guardia. Sin embargo, el capitán Freytag, oficial al cargo, permite que suban a bordo tres hombres cuya nave se ha estropeado.

Pero éstos resultan ser delincuentes que transportan un cargamento ilegal de armas y apresan a los tripulantes del barco faro. Por si ello fuera poco, en plena disputa sale a la luz un hecho de guerra poco honroso de Freytag. Una vez más, Lenz trata en esta novela breve el tema del conflicto deber-responsabilidad a que antes aludíamos pero también el del orgullo del derrotado ante la posibilidad de restaurar su honor. Y todo ello con una prosa directa, seca, que mantiene perfectamente la tensión de la historia.

Vía: Editorial Impedimenta.

Foto: Expert Infantry.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...