‘El peregrino en Indias’, de Ciro Bayo

Un magnífico libro de viajes que narra la aventura de su singular autor por tierras argentinas y bolivianas.

Montaña Potosi

La Literatura Española de principios del siglo XX es pródiga en personajes curiosos. Seguramente, el más popular de ellos sea el vanguardista Ramón Gómez de la Serna, cuyo «torreón» de la calle Velázquez estaba lleno de todo tipo de objetos inútiles y que no dudaba en pronunciar conferencias a lomos de un elefante. Pero hay muchos más: Armando Buscarini, el poeta incomprendido; Pedro Luis de Gálvez, «sablista» impenitente con rasgos psicopáticos; Alejandro Sawa, al que Valle-Inclán (otro ser peculiar) retrató en ‘Luces de bohemia’ y Alfonso Vidal y Planas, convicto de asesinato, son tan sólo algunos ejemplos.

También curioso aunque sobre todo aventurero fue Ciro Bayo (Madrid, 1859-1939), un magnífico escritor costumbrista y de libros de viajes injustamente olvidado. Si pudiera adscribírsele a alguna corriente literaria, diríamos que pertenece a la Generación del 98 pero en nada se parece a los integrantes de ese grupo ni por su carácter ni por su obra.

De su audaz espíritu nos da idea el hecho de que, con tan sólo dieciséis años, se unió a las tropas carlistas de Dorregaray y, tras ser hecho prisionero, pasó un tiempo encarcelado. Después, marchó a América con una «troupe» de cómicos. De todo ello nos dejó noticia en ‘Con Dorregaray. Una correría por el Maestrazgo’ y en ‘De Barcelona a La Habana’. Aunque regresó a España, no estuvo mucho tiempo en su país. Viajó por toda Europa y en 1889 volvió al Nuevo Mundo, esta vez a Argentina.

Allí concibió una de sus aventuras más llamativas: llegar a caballo desde la Plata hasta Chicago, donde estaba celebrándose una exposición universal. Fue tan sólo una más de sus correrías por el continente, que narraría en libros como ‘Por la América desconocida’, ‘Las grandes cacerías americanas’ o ‘El peregrino en Indias’. Éste último es, en consecuencia, un libro de viajes que cuenta su expedición desde Jujuy en Argentina hasta el Oriente de Bolivia.

Con gran amenidad nos describe su aventura pero también los territorios que va encontrando por el camino y las costumbres y organización social de sus habitantes. Así por ejemplo, nos habla de los Mojos y los Chiquitos, pueblos donde las reducciones creadas por los jesuitas son parecidas a las de Paraguay. También se centra en lugares como Sucre, la Puna o Potosí, famoso durante siglos por su riqueza en metales preciosos. ‘El peregrino en Indias’ es una obra tan amena como peculiar, al igual que lo era su aventurero autor.

Vía: ‘Pueblos originarios’.

Foto: Neils Photography.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...