‘El rey loco’, de José Zorrilla

Un drama en verso sobre la vida de Wamba, el monarca visigodo al que los nobles obligaron a aceptar el trono para terminar expulsándolo de él.

Monumento Jose Zorrilla

Pocos escritores han recibido tantos reconocimientos públicos como José Zorrilla y Moral (Valladolid, 1817-1893). Académico de la Lengua, numerosas instituciones como el Liceo organizaron sesiones para exaltar su obra y, finalmente, en 1889, fue coronado públicamente como «Poeta nacional laureado», ceremonia sin precedentes en España. Claro que ninguno de ellos le sacó de pobre hasta que el propio Gobierno le concedió una pensión vitalicia, si bien no muy generosa.

Y es que Zorrilla recorre con sus publicaciones casi todo el siglo XIX hispano. Se dio a conocer, curiosamente, en el funeral por Mariano José de Larra, cuando se adelantó para leer unos versos en alabanza del gran periodista romántico ante toda la intelectualidad madrileña, allí reunida.

Claro que, si por algo es recordado Zorrilla es por su aportación al mito de don Juan Tenorio. Éste ha sido mil veces tratado en la Literatura antes y después de él pero, si hoy sigue representándose, es gracias a la obra del poeta vallisoletano. Por otra parte, a pesar de que sobrevivió durante décadas al Romanticismo, toda su creación se inscribe claramente en esta corriente. Buena muestra de ello son sus ‘Leyendas’, un género que alcanzó gran difusión en la época. Las de Zorrilla son muy similares a las de Gustavo Adolfo Bécquer pero mayoritariamente en verso. También escribió en esta forma sus obras teatrales. Todas ellas son de tipo histórico, aunque su fidelidad a los hechos sea escasa.

Más bien utiliza los sucesos para ambientar argumentos pasionales en los que el destino juega un papel fundamental. En cualquier caso, abarca todas las épocas, desde la romana hasta la España de los Austrias pasando por la visigoda y la Castilla Medieval. Precisamente al periodo visigótico nos lleva ‘El rey loco’ para contar la historia de Wamba, el monarca al que los nobles obligaron a aceptar el trono para terminar apartándolo de él en la famosa conjura durante cuyo desarrollo lo tonsuraron y vistieron de monje.

Todo ello es contado en ‘El rey loco’. Pero Zorrilla nos presenta el lado más humano de Wamba, al que su obligada renuncia supone más un alivio que una afrenta pues le permite volver a llevar una vida pacífica, alejado de las tramas cortesanas. En cuanto a los aspectos formales, la obra responde a todos los esquemas románticos. No obstante, la calidad literaria del autor vallisoletano le confiere interés. Por algo fue coronado «Poeta nacional».

Vía: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Foto: Osinaref.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...