‘La caída de Troya’, de Peter Ackroyd

Una historia novelada de la aventura de Heinrich Schliemann en busca de las ruinas de la legendaria ciudad devastada por la guerra.

Troya

Pocas historias han hecho correr tantos ríos de tinta como la de la fuga de Helena y Paris y la consiguiente Guerra de Troya. Desde Homero en su ‘Ilíada’ han sido innumerables los autores que se han ocupado de ella. Y, aunque los antiguos griegos habían considerado verdadera la existencia de la ciudad y el conflicto, historiadores más modernos afirmaron que era pura mitología. Hasta que apareció Heinrich Schliemann, un prusiano que, tras acumular una fortuna en los negocios, se consagró a buscar las ruinas de Troya.

Y las encontró en la colina de Hisarlik (hoy Turquía). Sin duda una epopeya que constituye la base de ‘La caída de Troya’, novela del británico Peter Ackroyd (Londres, 1949), muy conocido por sus relatos sobre la capital inglesa.

No obstante, Ackroyd inició su carrera literaria en la lírica con dos poemarios: ‘London Lickpenny’ y ‘Las diversiones de Purley’. Más tarde cobró popularidad con una biografía sobre Tomás Moro que le proporcionó el James Tait Black Memorial Prize. Su primera novela fue ‘El gran fuego de Londres’, la primera de una serie sobre la ciudad que continuaría con ‘El testamento de Óscar Wilde’, ‘Chatterton’ o ‘La casa del doctor Dee’. En todas ellas bucea en el pasado de la capital británica a través de las figuras de distintos artistas. También ha escrito relatos infantiles. Entre éstos destaca la saga de seis libros titulada ‘Viajes a través del tiempo’, donde recorre varios periodos clave de la Historia.

Por su parte, en ‘La caída de Troya’ narra –como decíamos- la peripecia de Schliemann centrándose en su relación con su mujer, Sofía Egastromenos (en la novela, Chrysanthis). Parte del instante en que el arqueólogo germano busca una esposa capaz de entender a Homero y ayudarle en su titánica labor.

Desde ese momento, asistimos a todos los obstáculos que encuentra Schlieman en su camino, un cúmulo de trabas que, no obstante y con tenacidad de iluminado, consigue superar. El eje central de la historia es, como señalábamos, la relación sentimental del investigador con su esposa, llena de momentos difíciles por la contumacia de su búsqueda. Como otras novelas de Ackroyd, ‘La caída de Troya’ se halla a medio camino entre la historia y la ficción, lo cual no deja de ser una forma amena de transmitir sus conocimientos sobre el pasado. Sin duda, se trata de una obra apasionante como también lo fue la increíble aventura de Schliemann.

Fuente: British Council.

Foto: Birasuegui.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...