‘La pianola’, de Kurt Vonnegut

También titulada ‘Utopía 14’, esta fantasía futurista muestra los desastres de un mundo dominado por las máquinas.

Cuadro de Kurt Vonnegut

El novelista estadounidense Kurt Vonnegut (Indianápolis, 1922-2007) fue una de las grandes figuras de la ciencia ficción. Claro que sus obras presentan argumentos más cercanos a los maestros británicos Aldous Huxley y George Orwell que a sus colegas norteamericanos, puesto que acostumbran a mostrarnos una visión tan negativa del futuro de la Humanidad como la que vemos en ‘Un mundo perfecto’, del primero de ellos, o ‘1984’, del segundo (lo que se ha bautizado como «distopías», por oposición a los relatos utópicos).

Y es que Vonnegut tenía muy poca fe en el porvenir de la sociedad humana. Sin duda, en ello influyó su trágica experiencia durante la Segunda Guerra Mundial, en la que participó como soldado y fue hecho prisionero por los alemanes.

Estando en Dresde, sufrió el bombardeo de la ciudad, que la destruyó casi por completo y aniquiló a buena parte de su población. En estos hechos se basaría para su novela más famosa, ‘Matadero cinco o La cruzada de los niños’, un curioso libro que mezcla lo autobiográfico con la ciencia ficción y que constituye uno de los mayores alegatos antibelicistas que se hayan escrito. Por si ello fuera poco, se publicó en 1969 cuando la Guerra de Vietnam se hallaba en su apogeo. Anterior a él fue ‘Las sirenas de Titán’, una demoledora sátira de las sectas. Y posteriores ‘Pájaro de celda’, ácida crítica a los desmanes históricos ocurridos en su país, y ‘Galápagos’, nueva distopía futurista.

No obstante, todos estos rasgos se hallaban ya presentes en su primera novela, ‘La pianola’, publicada en 1952 y retitulada un par de años más tarde como ‘Utopía 14’. En ella nuevamente viajamos a un mundo futuro para descubrir una sociedad en que las máquinas realizan prácticamente todos los trabajos. En este caso, no nos encontramos con unos seres humanos sumidos en la desgracia, al contrario, todo individuo tiene su casa y su comida asegurada. Pero esta sociedad casi «perfecta» tiene dos problemas que amenazan con terminar con ella.

Por una parte, al eliminar el trabajo personal se ha acabado también con la creatividad y las masas viven en un estado de alienación. Y, por otra, los ingenieros, encargados de dominar las máquinas que lo rigen todo, se han convertido en una suerte de semi-dioses que compiten brutalmente entre sí. En este contexto, será uno de ellos, Paul Proteo, quien empiece a cuestionarse tal estado de cosas. En suma, con ‘La pianola’, Vonnegut advertía en 1952 a las generaciones futuras sobre los riesgos de un mundo excesivamente mecanizado y tecnificado. No parece que le hayamos hecho mucho caso.

Vía: Web oficial del escritor.

Foto: Daniele Prati.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...