‘Las muchachas de Sanfrediano’, de Vasco Pratolini

Una obra costumbrista y socialmente crítica de uno de los grandes maestros del neorrealismo italiano.

Fierenze

Cuando hablamos de neorrealismo italiano, nuestro pensamiento nos lleva a la corriente cinematográfica que se desarrolló en el país transalpino durante los años cuarenta del siglo pasado y de la que forman parte directores tan brillantes como Luchino Visconti, Roberto Rosellini, Vittorio de Sica, Federico Fellini o Michelangelo Antonioni. Ellos nos han legado películas tan significativas como ‘Roma, ciudad abierta’, ‘La tierra tiembla’ y ‘El ladrón de bicicletas’.

Pero el neorrealismo fue un movimiento que no se circunscribió sólo al cine. También la Literatura participó de él intensamente. En ambos casos, las obras presentan la situación económica y, sobre todo, moral, de la sociedad italiana tras la enorme sacudida de la Segunda Guerra Mundial.

Forman parte de la narrativa neorrealista autores como Elio Vittorini, Carlo Levi, Alberto Moravia y, más tangencialmente, Cesare Pavese e Ítalo Calvino. Pero uno de los más activos militantes de esta corriente fue Vasco Pratolini (Florencia, 1913-1991), creador de relatos costumbristas en los que, no obstante, subyace un agudo tono de crítica social. Partisano durante la guerra, tras finalizar la contienda se dedicó al periodismo, trabajó como guionista de cine y publicó sus novelas más conocidas. Entre éstas, destacan ‘Crónica familiar’, de carácter autobiográfico, y ‘Crónica de pobres amantes’, ambientada en la florentina Vía del Corno y que, a través de las peripecias de sus habitantes, retrata la vida en la Italia de los años treinta.

Como ésta última, ‘Las muchachas de Sanfrediano’ se desarrolla en el barrio de Florencia así llamado y resulta una perfecta muestra del neorrealismo literario. Las chicas de este lugar son orgullosas, decididas e independientes. Sólo tienen un problema pasional: Aldo Sernesi, apodado «Bob» por su parecido con el actor Robert Taylor, un don Juan dedicado a conquistarlas y luego a dejarlas sin más. Hasta que, al verse todas ellas víctimas del mismo engaño, las muchachas deciden unir sus fuerzas para vengarse del galán.

Aunque por su argumento la obra pueda parecer intrascendente, Pratolini se vale de él para reflejar la vida en la Florencia de posguerra y eso, junto a su calidad literaria, es lo que otorga verdadero valor a la novela. Aún escribiría otro relato de éxito, ‘Metello’, que narra la historia de un joven huérfano que se traslada a la ciudad toscana en busca de trabajo y se ve envuelto en el movimiento socialista. Con ésta última, Pratolini obtendría el prestigioso Premio Viareggio.

Fuente: Editorial Impedimenta.

Foto: Ho visto Nina volare.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...