‘Marat-Sade’, el teatro-documento de Peter Weiss

Al igual que ocurrió con la narrativa, el teatro experimentó, a lo largo del siglo XX, importantes transformaciones tanto formales como de contenido. Una de las propuestas más interesantes es el teatro-documento del germano Peter Weiss, cuya máxima expresión es su obra titulada ‘Marat-Sade’.

Una representación de 'Marat-Sade'

Una representación de 'Marat-Sade'

Si durante el siglo XX se producen gran cantidad de innovaciones temáticas y formales en la narrativa con figuras como James Joyce, Marcel Proust o Franz Kafka, la dramaturgia no le va a la zaga. Corrientes como el «teatro del absurdo» o el «experimental» alcanzan gran difusión y, junto a ellos, el llamado «teatro épico» del germano Bertold Brecht, cuyos textos invitan a la reflexión y a la crítica desde una perspectiva dialéctica.

Años después, sería otro alemán, Peter Weiss (Nowawes, 1916-1982), quién siguiese la estela de aquél para crear el bautizado como «teatro-documento», definido por él mismo como «un teatro de información, de renuncia a toda invención que se sirve de material auténtico (expedientes, actas, cartas, cuadros estadísticos, balances de empresas, entrevistas, declaraciones oficiales, reportajes, etc) y lo da al escenario sin variar su contenido, elaborándolo en la forma».

La primera obra en la que Weiss aplicó su teoría dramática fue ‘Marat-Sade’, subtitulada ‘Persecución y asesinato de Jean Paul Marat representado por el grupo teatral del Hospital de Charenton bajo la dirección del Señor de Sade’ y que, estrenada en 1964, ha constituido un gran éxito de crítica y público. Como bien dice el expresivo subtítulo, la pieza, ambientada en 1808, nos presenta a los internos de un manicomio que, dirigidos por el marqués de Sade, se disponen a representar el asesinato del líder revolucionario francés ocurrido quince años antes.

Se trata, por tanto, de un ejercicio de metateatro pues, dentro de la representación, se ensaya otra obra dramática. Pero, además, Weiss utiliza una amplia cantidad de recursos técnicos de carácter innovador: variedad de planos temporales, coplas callejeras, ingredientes propios del musical y del citado teatro del absurdo. Y, sobre todo, plantea una disyuntiva ideológica entre el radical activismo revolucionario de Marat y el relativismo cínico de Sade sobre el cual el propio público debe decidir.

Posteriormente, Weiss, que también fue un excelente novelista y pintor, centraría su atención en dos grande figuras de las letras germanas: Hölderlin y Kafka. A ellos dedicó sus dos últimas creaciones teatrales tituladas, respectivamente, ‘Hölderlin’ y ‘El nuevo proceso. Pieza en tres actos. Dedicada a Franz Kafka’. Sin duda, sus dramas no dejan indiferente a nadie y, al margen de sus cualidades literarias y estéticas, resulta evidente el carácter de Weiss como destacado innovador dentro del teatro contemporáneo, al que aporta una original forma de concebir la dramaturgia e incluso el espectáculo escénico.

Fuente: Biografías y Vidas.

Foto: Spencertain.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...