El camino inverso: de la web al papel

Tres mujeres egipcias editaron sus respectivos blogs en formato de libro impreso, convirtiéndose los mismos en best seller casi de inmediato, y reclamando con humor e ironía el lugar que merece la mujer en las conservadoras sociedades islámicas.

Las blogueras durante una entrevista

Tres mujeres egipcias convirtieron sus bitácoras personales en libros impresos de resonante éxito.

Todo un suceso en Egipto, una sociedad particularmente conservadora, donde el rol de la mujer es muy claro: casarse, tener hijos y criarlos; y si en alguna de esas etapas es feliz, mejor…

Bastante distinta la suerte que ha corrido la joven Ghada Abdel Aal, que, escapando del tradicionalismo machista de su país, ha sacudido al mundo editorial egipcio.

Y es que su blog personal, el cual comenzó tan sólo dos años atrás, ha llamado la atención de una editorial, y ya se encuentra en todas las librerías en formato de libro impreso, convirtiéndose casi de inmediato en un best seller.

Bajo el título Quiero casarme, ahonda irónicamente en la práctica de los matrimonios arreglados.



Como introducción, Abdel Aal anuncia:

«Soy una de las 15 millones de chicas, de edades comprendidas entre los 25 y 35 años, que son presionadas todos los días por la sociedad para casarse«.

El libro, redactado en árabe dialectal egipcio, llegó a las bateas en febrero, alcanzando ya su tercera edición, algo sin precedentes.

«Aquí, la gran mayoría de chicas se acaban casando con hombres que apenas conocen«, expresa Abdel Aal durante una entrevista en el jardín del centro cultural Siwa de El Cairo.

«La chica apenas ve y habla tres o cuatro veces a su futuro marido antes de la boda«, agrega. Abdel Aal, de 29 años y farmacéutica de profesión, no ha corrido dicha suerte, a pesar de tener numerosos y persistentes pretendientes.

Tras su graduación, ocho años atrás, cuenta que ha recibido, directa o indirectamente, nada menos que unas 50 propuestas de matrimonio:

«A muchos de los pretendientes ni siquiera los llegué a ver; fue mi entorno el que me dijo que estaban interesados por mí«.

Irónica y sin rodeos, con un abundante sentido de la crítica a una sociedad quedada en el tiempo, Abdel Aal a lo largo del libro expone graciosas vivencias propias. Riendo, evoca la peculiar presentación de su primer pretendiente, un fisioterapeuta que un día llegó de buenas a primeras a su casa: «Me dijo que una de sus mayores cualidades era imitar las voces de los actores. ‘¡Qué carrera más brillante!’, pensé. Luego se sentó en el salón a ver un partido de fútbol«.

Tanto suceso mediático, sin embargo, parece estar estropeando su vida sentimental. Desde la publicación del libro, nadie se ha atrevido a pedir su mano. Lo cual atribuye, riendo, a que, « tal vez tienen miedo de que pueda hablar de ellos en mi blog«.

Abdel Aal, percibe que los matrimonios arreglados se dan con mayor frecuencia en el interior del país, quizás más tradicionalista, como en Mahalla, al norte de El Cairo, donde reside.

«En mi ciudad, ser soltera a mi edad es un problema, y se convierte en un desastre a los 30«. Pero no es esto algo que la desvele: «Casarme no forma parte de mis prioridades, al contrario de lo que ocurre con la mayoría de jóvenes de mi país«. Actualmente trabaja en un nuevo libro y estudia la carrera de guionista cinematográfica, a lo cual le gustaría dedicarse.

Si bien Abdel Aal ha obtenido una gran repercusión con la versión impresa de su blog, la misma editorial ha encontrado que es una veta redituable, y ha publicado, con similar número de ventas, los títulos de otras dos blogueras: Este es mi baile, de Ghada Mohamed Mahmud, y Arroz con leche para dos, de Rehab Bassam.

Ambos libros abordan una extensa temática. A través de sus anotaciones, pensamientos, y vida diaria, hacen un repaso espontáneo y abierto de la realidad de la sociedad egipcia. He ahí, obviamente, la clave de su éxito.

«Las personas, sobre todo las mujeres que leyeron nuestros blogs y luego nuestros libros se sienten identificadas; nuestras historias son las suyas«, recalca Mahmud, de 24 años, casada y esperando su primer hijo.

Mahmud, Licenciada en filología inglesa y lectora cercana al fanatismo, tiene entre sus referentes literarios a Sylvia Path, Emily Dickinson e Isabel Allende.

Su blog, el cual creó hace ya tres años, ha contribuido a depurar su estilo literario, en el que también utiliza el árabe dialectal. Al ser consultada por uno de sus relatos cortos predilectos de Este es mi baile, señala uno que se centra en el acoso sexual «verbal y físico» que padecen diariamente innumerables mujeres en las calles de Egipto.

«En este tipo de situaciones las mujeres nos protegemos unas a otras; esto es lo que intento explicar en este capítulo en el que relato un caso que me pasó a mí«, afirma.

Finalmente, Rehab Bassam, se diferencia de sus colegas por alternar textos de ficción con realidad. Fue la primera en subir su diario a internet, en el 2004.

«Internet se ha convertido en un campo abierto para la expresión libre; por eso me atrajo tanto. Creo que para empezar a escribir es necesario hablar primero de las cosas que conoces, que has aprendido a través de tu experiencia. Y eso he hecho«.

Tiene 30 años, se desempeña como traductora, y si bien también es musulmana, no se cubre el cabello con el velo islámico.

«He crecido en el seno de una familia en la que nunca se ha dado importancia a la religión que uno profesa, sino a la persona como ser humano,» afirma. Su libro hace las veces de guía para adentrarse en los eventos políticos y sociales de Egipto en estos últimos cuatro años.

Las tres blogueras coinciden en que les gustaría que algún día sus libros sean llevados a otros idiomas. Una alternativa para que lectores del resto del mundo aprecien la compleja y a veces impenetrable sociedad egipcia, a través de la mirada de tres mujeres que buscan escribir su propio destino.

Vía: El periodico.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...