Falleció Gonzalo Rojas, el gran poeta chileno

El gran poeta chileno Gonzalo Rojas, falleció el pasado 25 de abril a los 83 años de edad, dejando un legado de textos muy importantes para la cultura iberoamericana.

Gonzalo Rojas, el gran poeta chileno

Siempre con su gorra de marinero y su sonrisa. Así estuvo en Madrid el poeta chileno Gonzalo Rojas, cuándo vino a recoger el Premio Cervantes en el 2004 de manos de su Majestad el Rey D. Juan Carlos. Este magnífico poeta falleció el día 25 de abril a los 83 años, pero deja una gran herencia literaria para disfrute de los demás ya que es sencillo encontrar sus libros en Chile o España por su gran profusión de obras y recopilaciones poéticas.

Gonzalo Rojas entendía la poesía como “un relámpago”, desde que a los seis años una tormenta se desencadenó en su lugar de nacimiento Lebu, un puerto de Chile. Desde entonces, “un relámpago, un fuego, una sacudida” fueron los sustentos de su poesía. Él mismo se consideraba hijo de Neruda, Huidobro y Mistral y utilizaba la palabra para interrogarse sobre el amor, la vida, el humor o la ironía.

Aún se recuerda su personalidad, irreverente, inconformista, divertido y muy vital, los días que estuvo en Madrid para recibir el Premio Cervantes y presentar varios libros, como fueron «Metamorfosis de lo mismo«, «La reniñez» y un CD en el que recitaba una antología de su poemas que él mismo leyó en 1996 en la Residencia de Estudiantes, «la morada de los dioses» como la llamaba y donde se alojaba cada vez que visitaba la ciudad.

El día de la entrega del Premio Cervantes en Alcalá de Henares, se hizo célebre con u ya eterna gorra de marinero, de la que él expresaba: “esta gorra es el límite de mi conciencia”. Y en su discurso de agradecimiento volvió a embelesar al personal con un texto con el que el poeta silbaba en cada palabra, modulando su voz y desafiando al viento, elemento que siempre ha estado presente en toda su obra.

Una de sus mayores pasiones era el mar y el viento. Y es que este hijo de minero declaró que el texto más hermoso que había leído sobre el mar era “Monumento al Marde Huidobro y retaba a los presentes a que encontraban un texto más bonito que ese. Del viento también habló en una de sus visitas a Madrid, en la que presentó su libro “Reniñez”, ilustrado por Roberto Malla. Para Gonzalo Rojas la poesía era “un aire, un aire, un aire nuevo no para respirarlo, sino para vivirlo”.

Imagen: Instituto Cervantes

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...