‘El alma de las piedras’, de Paloma Sánchez-Garnica

Una novela histórica sobre el nacimiento del Camino de Santiago aderezada con buenas dosis de aventura y un ritmo trepidante.

el-alma-de-las-piedras

El Camino de Santiago, que empezó a ser recorrido en el siglo VIII, supuso en la Edad Media un enorme aldabonazo para las comunicaciones entre los distintos territorios europeos (aún era pronto para hablar de países). Miles de peregrinos lo recorrían cada año trayendo y llevando consigo cultura, impulsando los intercambios comerciales y fomentando los contactos entre ciudadanos de todo el continente, en especial entre franceses y españoles.

Precisamente en el hallazgo más o menos legendario de la tumba del Apóstol Santiago y en el mundo de los canteros que labraban el material para las catedrales se inspira la exitosa novela de Paloma Sánchez-Garnica (Madrid, 1962) titulada ‘El alma de las piedras’.

Licenciada en Derecho e Historia que no halló su vocación hasta que empezó a escribir, Sánchez-Garnica se dio a conocer con ‘El gran arcano’, publicada en 2006 y donde narra la carrera contrarreloj que emprenden por medio mundo Carlos y Laura en busca de su maestro, el catedrático Armando Dorado, desaparecido en extrañas circunstancias, en una trama con los ya acostumbrados códices misteriosos. Después vendría ‘La brisa de Oriente’, que cuenta el viaje de dos monjes rumbo a Constantinopla por la convulsa Europa medieval y que constituye una suerte de homenaje a ‘El nombre de la rosa’ (su protagonista, Umberto de Quéribus, se llama igual que Eco).

Y, a continuación, publicó ‘El alma de las piedras’ que -como decíamos- tiene al Camino de Santiago como telón de fondo. En el siglo XI una joven llamada Mabilia y un cantero de nombre Arno descubren tallada en un bloque una pista que conduce hasta el «Inventio», el manuscrito que dejó Martín de Bilibio, uno de los tres descubridores de la tumba del Apóstol. Partirán entonces a recorrer el Camino en un periplo que nos irá mostrando todos los beneficios que éste aportó.

Al tiempo, la autora expone la teoría prisciliana respecto al cuerpo hallado en Finisterre. Ésta señala que es un obispo del siglo IV así llamado y no Santiago quien está enterrado en aquel sepulcro. Todo ello en una novela con no pocas aventuras y un ritmo trepidante.

Vía: Web oficial de la escritora.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...